mermeladex
01.02.2018 - 1 year ago
The Only Exception.

En un corto lapso de tiempo he aprendido diversas circunstancias del amor; aspectos buenos y aspectos malos. A partir de mis ocho años (así es, desde muy pequeña) comencé a dudar sobre a qué conllevaba el amor o en ése caso el matrimonio ¿a qué se debe? bueno, al divorcio de mis padres. No, no es una excusa, simplemente me hizo comparar la realidad con el cine romántico. 

Al llegar la pubertad comencé a tener novios de ‘’chocolate’’, éso quiere decir que realmente no envolví sentimientos con ellos, sólo era por el hecho de experimentarlo y corroborar qué idea era más asertiva respecto al enamoramiento; no comprobé nada porque el amor no se basa en éso, claramente. Después vino la etapa de la secundaria, ahí me rehusaba a gustar de alguien, nadie me atraía y odiaba cualquier aspecto relacionado a ello, recuerdo haber dicho que nunca me enamoraría… Di el siguiente paso y, comencé la preparatoria, ése ciclo con las hormonas y emociones a tope; vaya lío.

Sentimientos románticos se comenzaron a apoderar de mí, pero debido a mis inseguridades no me atrevía a correr ése riesgo con pureza, sí, llegué a declarar mis sentimientos varias veces, pero siempre salía mal y en realidad no sé si se debía a que lo arruinaba inconscientemente o simplemente la situación no estaba a mi favor y la otra persona no tenía sentimientos por mí… Quizás, querido lector imaginario pienses: ‘’es obvio que a la otra persona no le gustabas’’ y es cierto, pero… ¿será que me esforzaba en no gustarle en lugar de conquistarle?… Ya que, con mi actual novio, primero fuimos amigos, en todo momento fui yo misma y no buscaba querer estar con él hasta que ambos comenzamos a tener sentimientos por el otro; las cosas se dieron y me encuentro profundamente enamorada de él… 

¿Qué conclusión saqué de ésto? simple y sencillamente vive, deja florecer sentimientos y disfruta el viaje; si hay rechazo no te nubles, pues, no hay nada de malo con nosotros mismos. Podrá sonar cliché, pero la persona indicada llegará a tus brazos. He ahí la razón del título, sí, es una canción de Paramore.

View Full