#papi jj Tumblr posts

  • drewstarkee
    25.09.2021 - 2 weeks ago
    View Full
  • mentalpolaroids
    22.08.2021 - 1 mont ago

    thanks for tagging me babiiieeeesss @starkey-babie @mrs-cameron 🥰❤

    rules: tag 9 people you want to get to know better

    3 ships: JJ and Pope, but in a platonic way, sorry Angel and Papi from Pose, they’re the cutest Me and JJ (👀👀)

    last song: Teeth by 5SOS

    last movie: I think it was The Conjuring 2, I decided to rewatch the movies from The Conjuring series in chronological order

    currently reading: Sixth Grave on the edge by Darynda Jones (this series are AMAZING and so addicting)

    currently watching: I’m actually currently deciding what to watch next (just finished Grand Army)

    currently consuming: just had my after lunch expresso 😌

    currently craving: a fat vacation and money would be nice too

    tagging @rudystree @mildkleptomaniac @iwannabeapogue and whoever else wants to do it 😌

    View Full
  • speedwaydigest
    14.08.2021 - 2 monts ago

    FYI: JJ Yeley to Replace Max Papis in the No. 17 at Indianapolis Motor Speedway for the NASCAR Xfinity Series Race https://social.nascarne.ws/S5fV78

    View Full
  • speedwaydigest
    13.08.2021 - 2 monts ago

    ICYMI: JJ Yeley to Replace Max Papis in the No. 17 at Indianapolis Motor Speedway for the NASCAR Xfinity Series Race https://social.nascarne.ws/S5bn91

    View Full
  • speedwaydigest
    12.08.2021 - 2 monts ago

    JJ Yeley to Replace Max Papis in the No. 17 at Indianapolis Motor Speedway for the NASCAR Xfinity Series Race https://social.nascarne.ws/S5XLhz

    View Full
  • navalcriminalimagines
    27.07.2021 - 2 monts ago

    I got this request: i loved the pregnancy one with jethro but imagine hiding it from him instead and then one day “surprise?”

    And I guess it was the final push I needed to write this fic I’ve had in mind for months!

    This is a NCIS x SVU crossover. And it’ll be a multiple chapters series!

    Pairings: Rafael Barba x Reader, Leroy Jethro Gibbs x Reader

    Tags: @hotch-meeeeeuppppp @madamsnape921 @specialagentastra @ncisfan

    SURPRISE - Prologue

    Washington DC - NCIS Headquarters

    “What did you just say?” Tony DiNozzo stopped what he was doing, immediately looking from his screen computer to his coworker Ellie Bishop. His tone surprised her, she met his gaze before repeating the name she just said.

    Tony turned white, pale, as if he had just seen a ghost. Intrigued and a bit concerned, Ellie stood up and walked from her desk to Tony’s. “What’s wrong?” She asked.

    DiNozzo stood up too, without saying a word. He left the Probationary Agent alone in the middle of the bullpen with many questions in mind.

    Tony rushed to Abby’s lab to find his boss, but as the doors of the elevator opened, Gibbs was standing right in front of him. The team leader didn’t have time to say anything as Tony said exactly what Ellie had told him.

    Bishop saw her coworkers rushing back to their desks. She looked at them, afraid to ask what was going on, but she’d really have loved to have some answers. “Where’s McGee?” Gibbs asked no one in particular.

    “In MTAC. Do you want me to call him?”

    “I got her contact info. Do I call her or do you?” Tony spoke up, leaving Ellie with no answers to her question.

    “Do it.” Gibbs muttered.

    DiNozzo grabbed his phone and started to dial the phone number. But Ellie had enough. “Okay, with all due respect to both of you—what the hell is going on?”

    Gibbs and Tony stared at each other for a brief moment. The senior field agent knew he had to do it because Gibbs wouldn’t say a word about all of this, just like he never had. “Seven years ago, Kevin Stokes tried to kill one of us— Y/N Y/L/N, after she killed his young brother.” he started to explain. “If he’s back, we have to let her know.”

    Ellie started to understand. She’s heard about you, but just a little. She only knew you were an Agent for almost five years and left a long time before she joined the team. But, ever since she joined NCIS, it felt like you were a taboo subject and she had no idea why.

    “After she left NCIS, Y/N completely erased us from her life. None of us had seen her or talked to her in almost six years.”

    Ellie took a moment to process the information that was given to her. “Did something happen?”

    She had to ask because it felt wrong that someone who was on the team with these people could decide to oust them for their life. But maybe she shouldn’t have asked that.

    She clearly saw the look Tony gave Gibbs and how the older man left the office in a hush.

    New York City

    “JJ, are you ready? You’re gonna be late for school!” You called out your five years old son, as you were finishing to prepare his lunch box.

    The little boy appeared from the hallway. You took a look at him and smiled when you noticed his shoes. He was wearing one dark converse and a purple one. He went straight to the kitchen. “Papi, can you tie my laces, por favor?”

    Your fiancé put his coffee mug on the kitchen counter and picked up JJ to sit him right next to it. He grabbed one foot and tied the little boy’s laces. “Why dark and purple today?” He asked JJ.

    “Tu tienes—un suit negro y una tie morada.” JJ answered, struggling between English and spanish. In the past year, JJ had been trying to learn Spanish as it was your fiancé’s first language. He’s been helping him everyday, teaching him new words, translating whatever JJ asked him to.

    The man warmly smiled at the little boy and took care of the other shoe. “Suit is traje and tie is corbata. Say it again.”

    JJ processed the new words and repeated his sentence but this time entirely in Spanish. He looked at the man, with a huge proud smile on his face. “Bueno, cariño!” The man congratulated him. “Purple tirantes too.” He added and showed his suspenders off to JJ so the little boy would know what the word meant.

    The man was done with the laces so he took JJ in his arms, assaulting him with a few kisses on his face, before putting him down. “How do we say “we’re matching”?”

    “Estamos emparejando.”

    JJ immediately repeated the words with his best Spanish accent. “Is the Spanish lesson done? We’re seriously going to be late, boys.”

    You handed the backpack to your son and he rushed to the door. You took a step closer to your fiancé and kissed him. “You’re so good to him, Raf.”

    He returned your kiss. “You two are so good to me.” He corrected.

    It was Rafael’s turn to drop JJ at school, so after kissing them goodbye, you drove off to work.

    The day started as usual. You had been a SVU detective for four years now, the switch from being a federal agent to being a NYPD cop hadn’t been easy at first. You made a lot of mistakes, not realizing how different it was.

    But your squad has been very patient with you. Maybe they saw your potential or something, you were not quite sure. But it didn’t matter anyway, they became your family and you’re actually going to marry one of them - even if he’s not completely a part of the squad, he’s more like a patch piece.

    You were used to an unknown number calling on your phone. It was your work number, many people had it. So, when it appeared on your screen, you mechanically picked it up. “Y/L/N.”

    Not in a million years would you have imagined hearing that voice again. “Y/N? Hey, it’s Tony. Tony DiNozzo,” he said and waited for you to say something but you didn’t. “You’re probably shocked right now and that’s fair.” He softly said. “But it’s very important so--I’m not going to beat around the bush—” he paused for a second. “Kevin Stokes. He’s alive.”

    *****

    After Tony’s call, everything went so fast.

    Kevin Stokes made a promise to kill you after you shot his brother, Frank. Back then, you spent weeks hiding. At first, you stayed in a motel, then in Gibbs’s lost cabin and finally, you lived with your boss for a while. But one day, the word was that Kevin had been killed by one rival.

    There was no body found, but everything seemed to add up. There was no reason for you and the team to think he wasn’t dead. And for years, no one heard about him. Until today.

    “Okay, he’s alive, but what makes you think he’s after me? Even if he is, how do you want him to find me?”

    When you managed to properly function again after Tony dropped the bomb, you had locked yourself into the restrooms. No one needed to hear about it. No one in your squad knew much about your life in DC. All they knew was that you were a Federal Agent for a few years and when you joined SVU, you had a nine months old baby boy. That’s it.

    “Y/N, come on! It wouldn’t be that hard, you live in New York and you’re a cop-- do you want to take the risk anyway?”

    At this very moment, the only thing you saw was JJ’s face. For him, you couldn’t take any risk. You had to make sure you were safe and so was he. And Rafael, too. It wasn’t like before. Seven years ago, you had no one. It was just you. But now, there’s a little boy and a fiancé. For them, you had to be cautious.

    “Fine. What am I supposed to do now?”

    “We’re looking for him. Doesn’t the NYPD have safe houses or something?”

    “Well, yeah. But this isn’t public knowledge, and also-- I want a piece of him.”

    “Then come to DC. Armed, preferably.”

    You were about to agree, to tell Tony that you were on your way, but you didn’t. Because you knew it was a terrible idea. “Y/N? You coming?”

    “I--No, I can’t.”

    Tony was about to say something, but you heard his voice disappearing over the phone. You barely processed what was happening when someone else spoke. “Y/N, we can’t protect you if you’re in New York. I just talked with Vance, two agents are coming to get you and bring you here.”

    Six years. Six years since you last heard his voice. It was a lot to process in a very little time. You could feel tears rolling down your cheeks.

    “Y/N? You there?”

    “I- I won’t be alone, Gibbs. We have to protect two other people.”

    “Who?”

    “My son and my fiancé.”

    Second bomb dropped.

    #law and order svu #rafael barba #rafael barba x reader #rafael barba imagine #jethro gibbs x reader #ncis #leroy jethro gibbs #svu fic#jethro gibbs #ncis reader insert #ncis imagines#ncis fiction #ncis x svu crossover #ncis x svu #jethro gibbs imagine #leroy jethro gibbs x reader
    View Full
  • demencia-interna
    26.07.2021 - 2 monts ago
    View Full
  • laidbackhq
    24.06.2021 - 3 monts ago

    HOLLYWOOD HAS MISSED YOU, JAVIER ! TOUCHING DOWN AT LAX IN 24 HRS.

    ✎ 「 did you see those pap pics of JAVIER JIMÉNEZ ?? the TWENTY-FOUR year old RAPPER / ACTOR is nothing but trouble. all the tabloids say that they’re +VALIANT, but can sometimes be -MISCHEVIOUS, & their latest headline [ ‘ PUERTORICAN PAPI, JJ IS FOUND BETTING THE DIAMOND JEWLERY ON HIM IN A BOATING RACE… LET’S HOPE HE ISN’T GAMBLING HIS CAREER AWAY ’ ] isn’t exactly painting them in the best light. but who knows ?? maybe HE will finally learn how to keep HIS messy sh*t private !! || ARÓN PIPER , GUAYNAA & ARÓN PIPER 」( cj, 23, they/them, est ) || .

    View Full
  • aniram-lynx
    15.04.2021 - 6 monts ago

    Raining In My Heart

    ☂ Yuri on ice

    ☂ Yuuri x Víctor | Secundaria: JJBek - YuBek

    ☂ Género: Omegaverse | Drama | Romance | Escolar.

    ☂ Capítulo 41.

    Es una gran idea ir a Japón y conocer la familia de Yuuri, pero debo saber que opina mi papá. Así que esta noche me dedico a prepararle una cena junto con Yuuri para que los dos hablemos con papá.

    Espero que sí me dejen ir, necesito mucha suerte para que sea así. Me imagino la casa de Yuuri y su familia, pisos de madera, calor rico y el mar… dijo que él está cerca.

    Me siento emocionado y estoy dispuesto a volverme un esclavo para papá y para Otabek. 

    —Estoy seguro que me pondré un pero o dirá quién cuidará a Beka —le comento a Yuuri.

    —Hagamos el mayor esfuerzo —agrega Yuuri. 

    —Además, yo me quedaré en cama o en la sala viendo televisión, yupi —dice sin ánimos Otabek.

    Bueno, eso podría ser algo cruel, salir y dejarlo solo. Colocamos la mesa justo cuando escuchamos a papá llegar a casa, salgo corriendo para recibirlo junto con Makkachin. 

    —Bienvenido, papá —lo saludo con una sonrisa.

    Cierra la puerta y se acerca a abrazarme, dejando caer su cuerpo sobre mi. 

    —Hola, Vitya. Estoy sumamente cansado. ¿Está la cena? —pregunta.

    —Por supuesto, Yuuri ayudó a preparar la cena —lucho para que no me aplaste por completo.

    —Bien, porque muero de hambre. 

    Entramos a casa, le quito su chamarra para colocarla en el perchero. Papá camina directo al comedor. Siempre nos cuenta sus casos, son tan interesantes, como el de esta ocasión: el hombre tenía que estar tocando la guitarra mientras. le hicieron una operación para quitarle la temblorina de su mano. 

    —Estuvo muy rico, chicos —papá sonríe con una sonrisa en forma de corazón (mi sonrisa).

    —Qué bueno que te gustó —me siento feliz cuando me halaga—. Papá, queremos pedirte permiso Yuuri y yo.

    —¿A sí? Díganme —papá toma su copa de vino y lo mueve.

    Miro a papá y luego a Yuuri, quien prometió que hablaría con él. Otabek solo está al pendiente de la charla comiendo helado. Me siento algo nervioso, ojalá me deje ir.

    —Señor Derek, queremos pedirle permiso para que Vitya viaje a Japón conmigo en estas vacaciones —Yuuri no flaquea ante mi padre.

    —Mmm —se pone serio y se cruza de los brazos—. ¿A qué parte? ¿Dónde se quedarán? ¿Cuánto tiempo? ¿Tus papás saben?

    El interrogatorio comienza.

    —Es en un pueblito llamado Hasetsu; en casa estaremos, es un onsen y también tenemos habitaciones libres, solamente 15 días, volvemos una semana antes de que comiencen las clases; mis padres sugirieron la idea para que conozcan a Víctor.

    Wow, sin titubear y sin mostrar nervios lo dice todo. Papá se queda pensando con los brazos cruzados. ¿Qué dirá? ¿Qué piensa sobre la idea?

    —¿Cuándo se irían? 

    —Debo comprar el boleto a más tardar el viernes. Pienso que el domingo será una buena idea.

    Nuevamente se queda con los brazos cruzados, ¿Me dejará ir? ¡Espero que sí! Estoy sumamente nervioso hasta que mis manos comienzan a sudar. 

    —Vitya, ¿Te comerás tu helado? —Otabek me da un codazo.

    Sin perder la atención de la plática, le doy el plato de mi helado a Otabek. No han dicho nada ninguno de los dos. Comienzo a temer que rechace la idea. 

    —Te daré una respuesta el jueves, todo dependerá de cómo se porte Vitya en la semana y haga sus deberes en casa —dice papá con seriedad—. Me gustaría que me des el número de tus padres, Yuuri.

    —Por supuesto. 

    Y ya no se toca más el asunto, si Masumi o Chris estuvieran aquí, lo convencerían de inmediato. Suspiro con profundidad y trato de no emocionarme con la idea. Otabek vuelve a darme un codazo para servirle más helado. 

    Esta noche no dormí, en vez de sentir que si iré, siento la negativa muy cerca de mi padre. Yuuri quiere que me calme y no me ponga pesimista, lo dice como si fuera muy fácil. 

    El martes Seung Gil, Otabek y yo caminamos hacia la cafetería, ya es hora de juntarnos con todos. Sentimos las miradas de muchas personas, unos murmurando y otros solo juzgan con los ojos. 

    —¡Ya era de esperarse! —escuchamos unos murmullos.

    —Otabek Altin es una zorra.

    —Engaña a JJ con Yurio. 

    —No me extrañaría que lo dejen, ya no puede simular esa panzota.

    Esos comentarios son los que justamente quería evitar Otabek. Volteamos a ver a Otabek y tiene la mano alzando mostrando el dedo del corazón a todos los ojos curiosos.

    —Sí, engaño a JJ, tengo 4 meses y medio de embarazo. ¿Y qué creen? No me importa lo que digan —lo dice en voz alta.

    Enseguida todos los curiosos apartan la mirada de nosotros, Otabek se muestra enojado por los comentarios. Yo también lo estaría si así fuera. 

    Lo que me molesta mucho es que la maestra de Francés es una alfa odiosa y al ir los tres a calificarnos el trabajo ella mira a Otabek como si le repugnara.

    —Tan joven y arruinando su vida —murmura.

    —Creo que eso no es asunto suyo —dice Seung Gil serio—. Usted debe ser profesional y no meterse en la vida de los demás.

    La mujer solo se nos queda viendo seriamente y murmura algo ofensivo hacia nosotros en francés para ella misma. La tonta olvidó que se hablar francés y no dudo en ir a reportarla con el director de la escuela; por fortuna él entiende que los maestros no deben de hacer comentarios de mal gusto.

    No entiendo la sociedad de estos días, si te casas te juzgan, si no lo haces también, si tienes hijos eres juzgado, si no los quieres tener también, pobre Otabek, eso es demasiado frustrante.

    Cuando vamos a caminar un poco, muchas mujeres ven a Beka con recelo y lo juzgan, pero si vimos la otra vez una chica, calculo que tiene unos 15 años igual embarazada y nadie le dice algo, incluso le dicen que se ve muy tierna.

    Haciendo a un lado esté tema, papá no me ha dicho nada con respecto al viaje a Japón. Solo dice que lo sigue pensando y ya; Yuuri no para de llenarme con ideas emocionantes con esas vacaciones.

    Las necesito, quiero distraerme un rato de todo lo que ocurre en mi vida. Solo me estreso más y más. Lilia cree que mi música ha cambiado gracias a todas estas presiones. 

    El miércoles me quedo en la sala leyendo un libro mientras que JJ y Otabek están sentados viendo la televisión. Ahora quiso opacar a Yurio trayendo unas cunitas muy modernas que hasta tienen canción de cuna para arrullar y juguetes que giran con solo oprimir un botón. Creo que comprar una de esas se le va el salario de todo un año a Yurio. 

    —Los bebés se mueven —se queja Otabek colocando su mano sobre el vientre.

    —¿De verdad? —pregunta JJ impresionado.

    Otabek toma la mano del aludido para colocarla en ese lugar. 

    —Di algo.

    —Hola bebés, su papi está aquí.

    Pero parece que ellos reconocen a sus verdaderos padres, solo se mueven al oír la voz de Otabek o de Yurio. 

    El jueves tiene otro chequeo y un ultrasonido, por fortuna Yurio va con nosotros dos. El abuelo le compró un carro de modelo viejo al ruso para poder moverse él y a Otabek. Es una mejor idea, así ya no usan la motocicleta.

    Pasamos los tres en la habitación para ver a los bebés que crecen en ese lugar acuoso dentro de Beka. 

    —Esperemos que se dejen ver para determinar el sexo de los mellizos —dice la doctora.

    —Por favor, la apuesta entre mis amigos es infernal —dice Otabek.

    Es cierto, Seung Gil cree que son niñas, Yuuri y Phichit creen que son niños y Yurio y yo decimos que son una niña y un niño. Otabek concuerda con Seung Gil.

    Parece que Otabek se ha comido una sandía y por eso su estómago está enorme. Teniendo la barriga descubierta, lo revisan con ese aparato raro que transmite en una pantalla negra. Cada vez los bebés son más grandes y notamos que se mueven un poco al sentir que el aparato pasa por arriba de su piel protectora. 

    —Parece que el mellizo “a” es un varoncito y el mellizo “b” es… —se detiene por unos segundos en lo que trata de ver al bebé—. Es una nena.

    Y ese par se suelta a llorar, son unos sensibles y en cada oportunidad que tienen derraman lágrimas. Hacen más revisiones a Otabek y aún debe de mantenerse en reposo por el problema del cuello uterino. 

    Tengo curiosidad de ir a buscar a papá, pero no quiero ser metiche ni presionarlo. Debo esperar pacientemente en casa, aunque la paciencia no es mi virtud en estos momentos. Llegando a casa, Yurio ayuda a subir a Otabek a su habitación para que descanse un rato y enseguida baja a la cocina. 

    —Se quedó dormido —murmura, recargándose sobre el desayunador—. ¿Qué harás de comer hoy? 

    —Otabek tiene antojo de algo mexicano, lo único que se me ocurre hacer es tacos dorados con pollo —contesto.

    —Se comporta como toda una reina —refunfuña.

    —Lo han hecho así. 

    Yurio bufa y cubre por completo la cabeza. Mientras espero que el pollo hierva dentro de la olla, le ofrezco a Yurio un café. 

    —Es desesperante —masculla, enseguida golpea la mesa con el puño y levanta la cabeza, sus orbes verdes están llenos de lágrimas—. Cada pasó que doy, ese idiota ya ha dado tres. No puedo comprarle una cuna con esa clase de lujos, ni siquiera he podido conseguir un teléfono celular. 

    No se que hacer, nunca lo he visto prepotente y mucho menos desesperado. 

    —Yo…

    —Siento que cada paso que doy, él se aleja. No puedo estar a su lado como quisiera y mimarlo o llevarlo a pasear porque debo partirme la espalda para tener algo que ofrecerles porque la verdad es que no tengo nada. No quiero hacer lo que hizo el imbécil de mi progenitor conmigo… yo… yo…

    Se lleva las manos al rostro y rompe a llorar, viéndolo así me apretuja el corazón y lo único que se me ocurre es abrazarlo. Yurio corresponde mi abrazo y no para de gimotear. Así me siento o peor por todo y no tengo derecho a cambiar las cosas.

    —Amo a Otabek, lo amo tanto como a nuestros cachorros, pero me duele demasiado. Ya no puedo seguir así, Víctor —solloza

    Ya no se que hacer, no sé de que manera pueda consolarlo, soy muy malo para estas situaciones.

    —Ya no quiero luchar.

    —No digas eso, no dejes de luchar.

    —Me estoy cansando. 

    —No lo hagas, sigue luchando por lo que más amas.

    —Ya no puedo.

    Me separo de él y lo tomo de los hombros. 

    —Debes hacerlo, nada de “me rindo” porque entonces todo lo que has hecho no valió nada.

    Nos quedamos mirando por unos segundos y él solo asiente, limpiándose los ojos con la manga. Me sorprendo en cuanto veo a Otabek en la entrada de la cocina, tiene rostro de culpabilidad y enseguida abraza a Yurio.

    Siento tanto dolor ver esta escena que solo me concentro en la comida. Ambos aludidos se van en silencio del lugar, dejando el ambiente de lo más incómodo.

    Termino de hacer la cena, les subo la comida a ese par y decido irme a acostar en la cama en lo que llega papá, pues el apetito se me ha ido después de todo el drama. 

    Despierto gracias a que Makkachin cae encima de mí, no sé cuánto dormí, pero la casa está totalmente silencioso. Busco mi celular y veo que son las 2 a.m. salgo corriendo de mi cuarto hacia la habitación de papá y no lo veo dormido. Bajo a la cocina y me encuentro a Otabek comiendo más taquitos, por suerte preparé muchos.

    —¿No ha llegado papá? —pregunto 

    —Llamó, dijo que tuvo una operación de emergencia y volverá hasta mañana —contesta con la boca llena.

    Me recargo sobre la mesa, mis ilusiones comienzan a romperse. Otabek coloca una mano sobre mi hombro.

    —Toma un taquito —extiende su mano.

    Sonrío y lo tomo. Al menos ya se hacer tacos dorados. 

    —Gracias —le digo antes de dar una mordida.

    —A ti por ser el apoyo de Yura y el mío.

    Me sorprende esas palabras, Otabek me dedica una sonrisa sincera y acaricia mi cabeza. 

    Al día siguiente, Yuuri me pregunta si mi padre me dijo algo, pero la verdad es que cuando me fui de la casa aún no llegaba. 

    —Esperemos que te conteste hoy antes de comprar el boleto —comenta Yuuri con una triste sonrisa.

    —Estoy perdiendo la emoción de ir —murmuro con tristeza.

    Llegamos a casa juntos, si no iré a Japón, al menos que me dejen disfrutar a mi novio. Papá aún no llega a casa y eso me pone peor, incluso Yuuri se da cuenta de mi sentir. 

    Perdiendo las ganas de hacer algo interesante, nos quedamos dormidos en mi habitación, abrazados en forma de cucharita.

    Despierto a las 7 de la noche para bajar y hacer la cena, Yuuri se quedará conmigo hasta mañana así que haremos la cena.

    —… Entonces Yurio se rompió a llorar frente a mi y no supe que hacer más que abrazarlo —le comento a Yuuri mientras bajamos las escaleras.

    —Está totalmente desesperado —responde mi alfa.

    Al llegar a la cocina, encontramos a papá sentado en el desayunador con unas cajas de pizza sobre la mesa. Se nota muy cansado y con ojeras muy marcadas.

    —¡Ah! ¡Chicos! ¿Cómo están? —pregunta con una sonrisa.

    —Hola papá, estamos bien —contesto sin ánimos, sentándonos sobre en los bancos del desayunador—. Deberías ir a dormir.

    —En un momento lo haré, primero debo entregarles esto y cenar con ustedes —dice aun sin borrar la sonrisa.

    Me entrega un sobre lila algo largo; lo tomo, lo abro y veo el contenido dentro de este. Son dos boletos de avión de primera clase a Japón. Sin habla, veo a mi papá aún sonriendo y luego veo a mi novio quien también sonríe de oreja a oreja. 

    —¡Gracias papá! —corro a abrazarlo con fuerza.

    —De nada, Vitya —besa mi frente—. Diviértete mucho.

    Cenamos mientras hablamos del plan del viaje, lo que haremos e incluso Yuuri confiesa que ya sabía la respuesta porque sus papás hablaron con el mío.

    Terminando de cenar, subimos a la habitación para hacer la maleta, guardando ropa ligera y unos cuantos trajes de baño. Diablos, esperar toda una semana para oír esta respuesta hizo que mi cuerpo se estresara, ahora siento gran alivio. 

    Platico con Otabek el sábado de la decisión de papá, él se siente un poco triste pero entiende que necesito salir; dice que se quedará en casa engordando más.

    El domingo muy temprano nos vamos al aeropuerto, papá nos lleva y me da dinero por si necesito algo. Abordamos el avión, tocándonos unos asientos sumamente agradables. 

    —Vitya, no te desesperes si algún nipón no habla inglés ¿De acuerdo? Mamá y papá saben poco inglés, pero lo suficiente para entender —comenta Yuuri mientras toma mi mano.

    —Mientras estés conmigo, no le tendré miedo al japonés —sonrío de oreja a oreja.

    Si, juntos podremos enfrentar lo que sea porque nuestro amor se ha fortalecido en este paso del tiempo.

                            ⊹⊱•••━━━━━━《 ✮ 》━━━━━━•••⊰⊹

    Previous      |      Next

    View Full
  • aniram-lynx
    10.03.2021 - 7 monts ago

    Hold My Heart

    ✩ Yuri on ice

    ✩ Shipp JJ x Yuri | Otabek x Yuri

    ✩ Género: Omegaverse | Drama | mpreg

    ✩ Capítulo 40.

    La nota desaparece y estando más tranquilos, Yuri continúa como si no hubiera pasado nada y se muestra igual de amoroso con Nico. El niño también está tranquilo y nadie le menciona nada. 

    Nuevamente se muestran emocionados por la competencia que les pisa los talones. Víctor ya se encargó de reservar los vuelos y Yuuri de ponerse de acuerdo con JJ para que Nico asista a la competencia de Canadá. 

    —¿De verdad no puedo ir, mamá? —pregunta Nico sentándose sobre la cama.

    —Lo siento amor, me encantaría que fueras —agrega Yuri—. Tienes exámenes y ya casi sales de la escuela.

    Lo que Yuri no sabe es que Nico y Yuuri hablaron con la directora de la escuela y pidieron que Nico hiciera los exámenes una semana antes de la competencia para poder asistir. 

    —Está bien —hace puchero Nico. 

    Yuri cierra la maleta y se acerca a su pequeño. No quiere que vuelva a pasar lo de la última vez y que eso lo tenga demasiado distraído en las competencias. 

    —Te prometo que cuando gane este campeonato nos iremos de vacaciones a donde sea. Nos iremos con Otabek y pasaremos un momento de familia, ¿de acuerdo?

    —¿Lo prometes? —sonríe de oreja a oreja Nico completamente emocionado. 

    —Lo juro.

    Con eso, Nico no vuelve a tocar el tema sobre ir con Yuri a Canadá. Esa noche, Yuri decide posponer todo lo que tenga que hacer con tal de pasar una velada con su hijo viendo algunas películas y siendo el kazajo que se une con ellos trayendo una deliciosa pizza. 

    Al día siguiente Yuri y Otabek llevan a Nico a casa de los Nikiforov para que de ahí partan con Víctor hacia el aeropuerto y tomar el avión. 

    Separarse de Nico le está costando demasiado. No es que las primeras veces fuera fácil, es sólo que después de ese estúpido artículo, Yuri se siente demasiado frágil y vulnerable que podrían atacarlo con facilidad si vuelven a abordar ese tema.

    —Prometo volver con esa medalla de oro colgando —le dice a su hijo antes de abordar el taxi.

    —Estaré esperándote pacientemente, mami. ¡Davai! —alza su mano con todos los dedos cerrados excepto el dedo índice. 

    Yuri ríe levemente, conoce esa señal y de seguro Otabek se la enseñó. Lo abraza con fuerza para que le dure ese sentir hasta volver de esa competencia y le deja un beso en la frente.

    —Te amo, Nicolai —le susurra bajito.

    —Te amo, mamá.

                          ⊹⊱•••━━━━━━《 ✮ 》━━━━━━•••⊰⊹

    Este vuelo hubiera sido pesado si no venía Otabek con ellos. Víctor habla demasiado todo el tiempo que puede y ahora que Yuuri está en espera, no deja de hablar de los posibles nombres que puede o pueden tener sus próximos hijos. 

    Yuri lo manda al diablo cuando le pregunta qué nombres riman con Ian, Liam y Amelia, pues no le gustaría romper ese contraste. 

    Llegando a tierras canadienses, se dirigen al hotel, separándose al llegar pues Otabek se va con su coach y Yuri debe de soportar al suyo. 

    En el siguiente vuelo, Jean y Nico van llegando a Canadá, siendo el pequeño asombrado por el extraño país para él, pues es muy diferente alñ Rusia o a Japón. Antes de tomar el equipaje, Jean recordó el consejo de Isabella sobre cubrirse por completo ambos para que no den más armas a los sedientos periodistas que esperan poder cazar una jugosa noticia. 

    —Canadá es muy frío —dice Jean colocando un enorme gorro y una chamarra con peluche—. También debes usar esto.

    Le da un cubrebocas de color negro, aprovecha para contemplar al niño completamente tapado y solo se alcanzan a ver esos hermosos esmeralda de su rostro. 

    —Rusia también es muy frío —comenta Nico un poco incómodo por todo lo que le puso Jean—. ¿A dónde iremos primero?

    —Primero nos recogerán mis papás e iremos a su casa —explica Jean—. Ahí cenaremos algo antes de irnos a la mía. 

    —De acuerdo. 

    Tomando el equipaje, encuentran a los señores Leroy en la sala de espera y reciben al niño con mucha alegría, abrazándolo y dándoles múltiples besos.

    —Bienvenido, Nico —le dice la sra. Leroy con mucha ternura—. Vayamos a casa, tenemos la cena hecha y algunos regalos para el pequeño. 

    Ya es de noche y Nico cae cansado en el asiento trasero recargando su cabeza sobre las piernas de Nathalie. 

    Fue el vuelo más largo de su vida e incluso en la escala que hicieron en Nueva York no pudo descansar mucho. La emoción de conocer el país de su “amigo” es tan latente que por más que lucha para mantenerse despierto, no aguanta y cae dormido.

    La casa de los Leroy es enorme, incluso Nico piensa que es un castillo. Se siente demasiado asombrado que no puede cerrar la boca. 

    —Bienvenido a casa, Nico —le dice Alain tomándolo de la mano.

    —Es muy bonita —comenta el pequeño asomándose por una de las ventanas—. ¡Hasta tienen alberca!

    —En los veranos hacemos parrilladas y viene toda la familia, el próximo verano te estaremos esperando —explica Nathalie. 

    —Mamá no me dejara venir solo. 

    —Lo invitaremos —agrega Jean.

    Quitándose toda prenda para soportar el frío, todos se sientan en una gran mesa con varios platos bonitos de porcelana que hasta Nico no quiere tocarlos por temor a romperlos. Cuenta que son más que las personas que están presentes, a lo que hace buscar a Jean. 

    —¿Alguien más vendrá?

    Jean no termina la frase, pues tocan la puerta principal con un suave timbre y se dirige a abrir la puerta. Alcanza a escuchar que una pequeña niña grita “¡papi!”, teniendo curiosidad se asoma desde el arco del comedor para ver el vestíbulo.

    Los recién llegados se les hace conocidos y no recuerda cuando fue. La mujer mayor de cabellos azabache tiene un bebé en brazos y se lo entrega a Jean. La pequeña niña brinca alrededor de los adultos completamente emocionada de ver a su papá.  

    —Nico —lo llama Jean. 

    El pequeño siente que brinca su corazón al ser descubierto espiandolos y camina con pasos dudosos hacia ellos. ¿Quiénes son ellos y porque Jean sonríe demasiado?

    —Nico, te presento a mi esposa Isabella —señala a la mujer mayor—. A mi hija Jane y a mi bebé…

    —James —murmura quedito el menor. 

    —Hola Nico, es un gusto verte —sonríe Isabella agachándose para verlo. 

    Ella estuvo trabajando estos meses en aceptar al hijo de su esposo y está tratando de resolver los problemas que tiene con Jean para saber si continuar con su matrimonio o no. 

    —Mucho gusto —Nico le da un beso en la mejilla como respeto. 

    —¡Hola Nico! ¿Quieres jugar conmigo? —la niña esta emocionada de ver a un niño en la familia. 

    A Nico se le enseñó modales y educación, por lo que toma la mano de la niña y le deja un pequeño beso como cortesía. 

    —Será un placer jugar contigo, Jane —dice Nico dedicándole una sonrisa sincera. 

    La niña sonríe emocionada y busca la mirada de sus papás, quienes asienten para que se lleve a Nico a jugar al cuarto de juegos. 

    —Se ve que es un buen niño —dice Isabella al ver como desaparecen al subir las escaleras—. Jane estará contenta de saber que tiene un hermano mayor. 

    —Lo sé, Nico es más que un buen niño y podrá proteger a su hermana. 

    —¿Crees que Nico soportará la verdad?

    Jean aprieta los labios. Su mayor miedo es que Nico ya no quiera verlo y que lo odie por el resto de su vida. 

    —No me perdonaría si fuera así. 

    La cena es agradable, con estilo navideño porque los manteles tienen diseños de renos jalando trineos y las velas de adorno son rojas y verdes. Los alimentos son los típicos como pavo y costillas, pastel de frutas y delicioso ponche. A Nico no le incomoda para nada que tenga estilo navideño, al contrario, disfruta mucho la convivencia con la familia Leroy. 

    Se decidió adelantar la navidad con los Leroy porque precisamente el 24 y 25 de diciembre son los días que competirán los chicos. 

    Incluso abren regalos en la sala que yacen sobre el colorido y frondoso árbol de navidad. Nico recibe un equipo nuevo para patinar, siendo más profesional que el que ahora tiene, con su nombre grabado y un oso con corona bordado. 

    —Espero que te guste —dice el Sr. Leroy dedicándole una sonrisa—. Algún día me gustaría verte patinar como lo hace JJ o tu madre. 

    —Voy a ser el mejor de todos, seré más grande que una leyenda —dice Nicolai sonriendo de oreja a oreja.

    —¿Hasta mejor que yo? —Jean lo abraza con fuerza para dejarle un beso en la mejilla. 

    —¡Sí! ¡Mucho mejor que tú y mamá!

    Terminando la cena, Jean lleva a Isabella y a sus hijos a la casa que había comprado después de casarse. Nico no comprende porque tienen que dividirse si son una familia. Después de despedirse, Jean aborda al carro y lleva a Nico a su departamento. 

    En el trayecto, Nico vuelve a sentir el jet-lag en su cuerpo y lucha para no quedarse dormido, pues quiere ver en qué clase de casa vive su amigo. 

    —¿Por qué vives separado de tu esposa e hijos? —pregunta Nico después de un bostezo, al menos espera que esa charla sea entretenida y no se quede dormido. 

    Jean no puede decirle que es por culpa del romance que tuvo con Yuri hace años y que hoy esté presente el hijo de ambos. 

    —A decir verdad, hay momentos que uno tiene problemas y a veces es mejor tomar espacio mientras se soluciona. Isabella y yo nos llevamos bien como amigos y eso es lo que importa.

    —Es como papá oso y mamá —explica Nico—. Papá oso vivió en Estados Unidos mucho tiempo y me ponía muy triste no poder verlo. Ahora que vive cerca jugamos más seguido cada vez que pasa por mi en la escuela. No viven juntos, pero les gusta hacer muchas pijamadas.

    —¿Y tu mamá se quiere casar con Otabek?

    —Eso creo. 

    —¿Y a ti te gustaría que se casen? 

    —Si eso hace feliz a mamá, entonces aceptaré.

    Jean ama que su hijo sea demasiado maduro y que sea capaz de pensar en la felicidad de su mamá antes que él. Llegan al departamento y Jean carga a Nico porque no pudo aguantar el sueño.

    Estando dentro de casa, Jean lleva al menor a su habitación para acostarlo. Cómo puede, Nico se coloca el pijama estando adormilado. 

    Jean le había preparado una habitación, pero como esos momentos son raros lo invita a dormir en su cama. Nico acepta gustoso y busca el calor del canadiense para poder dormir, como cuando busca a su mamá.

                           ⊹⊱•••━━━━━━《 ✮ 》━━━━━━•••⊰⊹

    La competencia está a nada y los competidores cumplen el tiempo que les han otorgado para entrenar. Nico se cuela en los entrenamientos vistiéndose con una gorra y cubre bocas, evitando que Nathalie y él se encuentren con Yuri.

    La apertura de esa competencia se inicia con una coreografía de los estudiantes de la Academia Leroy usando la canción “Phoenix”, una inspiradora letra para todos aquellos que han logrado llegar a esa competencia. 

    Yuri sonríe de oreja a oreja, pensando que fue difícil para él llegar a ese punto. En su adolescencia no tenía que preocuparse más que patinar y mejorar. Ahora le ha costado dividirse entre sus clases, mantener a su hijo sin descuidar su tiempo y entrenar arduamente. 

    —Yuri, te tengo una sorpresa —dice Víctor acercándose en los vestidores. 

    —¿Ahora que es? —gruñe el menor.

    Se sorprende que entren nada más y nada menos que Yakov y Lilia, sus primeros entrenadores. Los que creían que teniendo un bebé no podría volver a recuperar su condición para patinar nuevamente. 

    —Tengo la fortuna de conocer a una persona muy dedicado a lo que ama hacer, muy terco y sobre todo fuerte —Yakov se quita el sombrero e inclina levemente su cabeza—. Me retracto de lo que te dije cuando nos viniste a contar lo de tu embarazo. 

    —Haz demostrado que eres capaz de todo lo que te propongas, eres una gran persona que admiro mucho al verlo pelear contra el mundo cuando muchos no creímos que podrías —continua Lilia mientras se limpia una lágrima—. Continúa demostrando hasta dónde puedes llegar. 

    Con el paso de los años Yuri creyó que nunca escucharía una clase de disculpa como lo hacen ahora sus ex entrenadores. No duda en abrazarlos con fuerza y agradecerles por creer en él nuevamente. 

    —Rusia se llevará el oro en esta competencia —agrega Yuri emocionado.

    Los bloques se dividen conforme fue su puntuación en las primeras dos competencias. Yuri es el último en salir, por lo que está en el segundo bloque junto con Otabek y JJ.

    Ven a los primeros del bloque, entre ellos Seung Gil y Leo. También quieren dar una gran competencia y no quieren quedarse debajo de los demás. Se están esforzando demasiado para destacar entre los patinadores de mejor puntaje. 

    El primero en pasar del bloque es JJ, quien patina con mucha energía, decide a que no va a perder ante ellos. 

    La pelea por la corona es demasiado notoria entre Otabek, Yuri y JJ. Solo el mejor ganará el oro en esa competencia y ninguno de los 3 quiere perder. 

    La puntuación de JJ es alta y en ese momento va en primer lugar, por lo que necesitan Otabek y Yuri tener un buen puntaje. 

    —Aunque te ame demasiado, no planeo dejarte ganar con facilidad —le dice Otabek a Yuri.

    —Aunque te ame y sea tu última competencia, no la dejaré fácil —sonríe Yuri dejándole un beso en la mejilla. 

    Otabek sonríe y besa a su novio de la mejilla. Es el turno del héroe de Kazajistán y dejará lo mejor en esa pista. 

    —Debo irme —sonríe Otabek. 

    El alfa entra a la pista, sus fans a claman su nombre y se emocionan al ver que él los saluda. Yuri sonríe al ver como Otabek alza el puño, como cuando patinaron en Barcelona y se desearon la mejor suerte. 

    —Davai, Otabek —susurra. 

    La música instrumental comienza a sonar, dejando que Otabek sea el centro de atención del mundo. El kazajo sorprende a todo mundo con su programa y sin duda tiene el material necesario para quedar en el podio. 

    El celular de Yuri comienza a vibrar y eso hace que deje de prestar atención al patinaje del kazajo. Es Mila mandando unas notificaciones que vio en Twitter sobre JJ, pero lo más sorprendente y que lo deja totalmente perplejo es el título. 

    "¿Yuri Plisetsky se deshizo de su hijo? JJ lo recoge en el aeropuerto de Toronto, Canadá. Seguro que quiere comenzar desde cero con Otabek Altin. Exclusivas fotografías del menor siento llevado por el canadiense" 

    Seguido de ello ve las fotografías reconociendo esos ojos verdes de su hijo caminando con la familia de JJ en pleno aeropuerto. Bajando más de esas fotografías encuentra más palabras de esa noticia que le está cayendo como bomba. 

    “No entiendo como una persona puede dejar a su hijo de esa forma cuando estuvo presente en las competencias de Yuri Plisetsky para apoyarlo. Esperemos que el niño no sea lastimado por este tipo de cosas”.

    Y más fotografías de JJ con Nico cuando fueron las otras competencias en Francia y Japón. ¿En qué momento pasó esto? ¿Cómo es que su hijo y JJ estuvieron juntos si lo dejó con Yuuri? 

    Ve a JJ pasar cerca de él y tiene todas las intenciones del mundo para preguntarle que está pasando y porque ha “secuestrado” a su hijo. 

    —¡JJ! —lo llama.

    El canadiense voltea hacia el aludido y se sorprende al verlo más que furioso. Yuri no sabe cómo comenzar una conversación sin tener que insultar o agredir. 

    —Yuri, es tu turno —lo llama Víctor. 

    El menor voltea hacia su entrenador y refunfuña como siempre lo hace, quitándose de golpe la chamarra. 

    —¿Todo bien, Yuri? —le pregunta su entrenador. 

    Yuri no puede hablar por el coraje que lo está carcomiendo dentro de su ser, por lo que se aleja de Víctor muy lejos deslizándose hasta la posición que le corresponde. 

    La canción Thunderstruck resuena en la pista y Yuri no se mueve ni toma posición, se queda absorto en todo lo que ha visto en esos momentos, JJ conviviendo con Nico a sus espaldas. Eso lo pone furioso. Otabek y Víctor tampoco entienden qué está pasando, no estaba así hace unos momentos.

    —¡Yuri! —exclama Otabek.

    Eso lo hace reaccionar y por fortuna logra tomar el ritmo a tiempo, comenzando a patinar y realizar su rutina. 

    Siente mucho enojo, no, demasiado coraje. No por el hecho de que JJ sea el padre del niño y que hayan llegado a un acuerdo tenga el derecho de llevarlo como si nada a sus espaldas. 

    Por supuesto que va a matar a Yuuri y de seguro Víctor lo sabe o incluso Otabek. Está tan distraído que un salto termina mal al aterrizar con ambos pies. 

    Gruñe aún más frustrado por no patinar como quiere, su mente está dispersa que no puede concentrarse. 

    No debía patinar así, es más, no debería de estar Nico ahí. Quizá deba castigar a Nico por haberle ocultado también esto y no decírselo, ¿qué no se supone que no debe haber secretos entre ellos? 

    Solo maldice el momento en que JJ los volvió a ver en ese parque, no debía conocer a Nico, no debía saber de su existencia. Solo fue a mover las cosas como un huracán derrumbando todo lo que había construido él solo. 

    Al terminar esa canción su público se da cuenta de lo que acaba de pasar y todos lo tratan de animar, pero Yuri solo piensa en buscar a JJ y enfrentarlo. 

    —Yuri —lo llama Víctor cuando se acerca a la salida de la pista—. ¿Qué fue todo eso? 

    No quiere decirle algo malo y después arrepentirse, pero Víctor va a estar insistiendo que es lo que le ocurre. 

    —Te lo diré después del resultado, debo ir a los vestidores cuanto antes —gruñe Yuri colocándose la chamarra. 

    Víctor sigue sin comprender, pero sigue al joven sin reprochar más. 

    El resultado de Yuri no es el de siempre, queda en tercer lugar y eso no lo hace sentir nada bien. En cuanto puede se levanta y acelera el paso sin importar que aún no se ha quitado los patines. 

    Otabek se percata de que Yuri abandona la pista y decide seguirlo junto con Víctor. 

    El rubio aún sigue echando humos y como madre no va a perdonar lo que hizo JJ, rompiendo posiblemente el trato que llegó con los Leroy. 

    Entra a los vestidores encontrándose a JJ y a Seung Gil. El canadiense se da cuenta de su presencia y ve a Yuri demasiado molesto, eso le eriza la piel. 

    —Hola, Yuri. ¿Cómo te fue? —dice el canadiense

    —¡Eres un…! 

    No duda en caminar hacia a él y darle un fuerte golpe en el rostro con el puño cerrado. El canadiense se lleva la mano. 

    —¡¿Qué diablos te pasa?! —exclama Seung Gil. 

    Los ojos furiosos de Yuri se clavan en el coreano advirtiéndole que no se meta o le dará un fuerte golpe. Víctor y Otabek tampoco se quieren meter porque conocen perfectamente al omega.

    —¡Vamos maldito JJ! ¡Encarame! —ruge el rubio. 

    —¡¿Qué hice para que me golpearas?! —exclama JJ con la mano en la mejilla. 

    Yuri no duda en darle otro golpe dándole directo en la nariz, entonces es cuando interviene Otabek antes de que el aludido continúe golpeándolo y ambos sean expulsados. 

    —¡Suéltame Otabek! —exclama Yuri luchando con el abrazo de su novio. 

    —¿Quieres explicarnos qué pasa? —interviene Víctor. 

    —¡Pasa que este maldito infeliz se trajo a mi hijo a escondidas! ¿Cómo te atreves a hacer algo así sin mi permiso? 

    —¡No podía dejar que se perdiera estos momentos! ¡Nico deseaba y anhelaba verte patinar y sólo quise cumplir sus sueños! —explica el canadiense mientras se limpia la nariz con un pañuelo que Seung le ofrece. 

    —¡No tienes derecho a hacerlo! ¡No eres nadie, JJ! 

    El canadiense no va a permitir que Yuri lo siga tratando de esa forma ni mucho menos gritarle en esos momentos. Si es un estúpido por todos sus errores, pero hoy en día quiere enmendar lo que se puede. 

    —¡Claro que sí! ¡Nico existe en nuestras vidas y quiero ser parte de la suya cueste lo que cueste! —se defiende el canadiense. 

    Yuri quiere darle otro buen golpe y hacerle sufrir más, pero Otabek lo tiene totalmente inmovilizado que no puede hacer nada. 

    —¡No! ¡No por el hecho de que seas su padre biológico tengas el derecho de llevártelo sin mi permiso! 

    —¡Soy su padre y puedo estar con mi hijo cuando yo quiera! 

    Yuri iba a contestar algo respecto a ello, pero su atención en el canadiense se minimiza por completo al escuchar unos sollozos. Otabek nota que su pareja perdió el interés de golpear a JJ y decide soltarlo. 

    El instinto de madre domina a Yuri y no duda en ir a ver dónde provienen esos sollozos. Dentro de uno de los estantes de metal se hace aparecer un niño de ojos verdes y cabello azabache. 

    Hay unas enormes gotas saladas que resbalan sobre sus ojos como cascadas y por más que quiere contener el llanto no puede. 

    Nicolai Plisetsky sabe la verdad y eso lo está lastimando demasiado. 

                          ⊹⊱•••━━━━━━《 ✮ 》━━━━━━•••⊰

    Continuará.

    Previous   |    Next

    View Full
  • drewsephstarke
    09.03.2021 - 7 monts ago
    View Full
  • aniram-lynx
    05.02.2021 - 8 monts ago

    Heartbeats

    ❀ Yuri on ice

    ❀ Víctor x Yuuri

    ❀ Género: Adopción | Omegaverse | Drama | Romance

    ❀ Capítulo 31.

    Víctor es conocido por tener demasiada paciencia, como aquella vez que no le trajeron un platillo que ordenó y tardaron hasta más de media hora para hacerle una simple pasta a la boloñesa. Bien pudo otra persona levantarse e irse, pero prefirió quedarse en la mesa, se sentiría mal dejar el lugar.

    O también cuando le dio varicela a los gemelos y a Azula, tuvo que cuidar de tres pequeños inquietos sólo porque Yuuri no puede estar cerca de ellos (nunca le dio varicela y a su edad es muy peligroso), fue una tarea muy difícil para él, pero en ningún momento explotó.

    Pero hoy siente que sus emociones se le revuelven en el estómago al saber que su pequeño hijo de quince años tiene una pareja y peor tantito que asegura que se han casado (aunque no legalmente).

    Yuri siente que se le ha ido la sangre a sus pies y no sabe ni dónde meter la cara en esos momentos. En cuanto a Yuuri, él se divierte por la escena y se acerca a suavizar las cosas con Víctor.

    —Cariño, eso fue hace muchos años en un juego de niños —asegura Yuuri.

    —¡Si! Fue JJ quien nos casó —agrega Yuri nervioso.

    Víctor agacha la mirada y aprieta los puños, como si estuviera conteniendo un llanto. Yuuri se aproxima para abrazar a su esposo al ver la primera lágrima resbalar por su mejilla.

    —¿Vitya? —lo llama con tranquilidad.

    No responde al llamado de su esposo, alertando ahora al menor. ¿Qué estará pasando? ¿Se habrá enojado? ¿Va a llorar?

    —¿Papá? —se acerca el rubio tomando del brazo.

    Susurra cosas muy bajo que casi nadie lo entiende, ni siquiera Yuuri. Se acercan un poco más al mayor para tratar de escucharlo.

    —Es mi bebé —susurra muy bajito—. Es mi niño pequeño, mi hijo...

    —Amor, también es mi bebé —trata de calmarlo.

    —Vamos, papá. No tienes que ponerte así, Beka y yo...

    —¡No! —exclama tan fuerte que la voz resuena en toda la casa—. ¡Yuri es apenas un niño! ¡No me lo puede quitar nadie más! ¡Apenas pasó su primer celo y es como si apenas ayer le cambiara los pañales!

    —Papá... —las mejillas de Yuri se coloran por la vergüenza, Víctor lo está incomodando al decir eso frente a Otabek—. ¿Quieres tranquilizarte?

    —¡No! ¡No puedo! —exclama—. Yo esperaba que nuestro pequeño Yuri se quedará con nosotros para vivir por siempre.

    Yuuri lo abraza para calmarlo y le palmea la espalda mientras él solloza.

    —Ya, ya —dice el omega—. Que más quisiera que nuestro Yuri se quede con nosotros siempre, pero él comienza a crecer y es común que le guste otros alfas.

    —¡No! ¡Podrían esperar a que Yuri tenga 30 años!

    —¡Oigan, sigo aquí! —exclama Yuri.

    Antes de que continúen poniéndolo en una situación sumamente incómoda, toma la mano de Otabek y lo lleva a su habitación, dejando la escena atrás.

    Estando encerrados, Otabek se echa a reír, nunca se va aburrir cada vez que visita a los Nikiforov. Yuri no sabe ni en donde meter la cabeza, los nervios lo están alterando demasiado que incluso el alfa se da cuenta por el aroma que está expidiendo.

    —Siento mucho por ponerte incómodo —balbucea Yuri sin mirar al otro.

    Otabek se acerca por la espalda y rodea su cintura, pasando la punta de la nariz sobre su cuello e inhala suavemente el aroma dulce que desprende el menor. Esto le provoca a Yuri una especie de corriente eléctrica que le recorre todo el cuerpo.

    —No me incomoda, estas situaciones graciosas ayudan a que no vaya a ese lugar oscuro —comenta Otabek.

    Se siente bien que lo cuide y lo trate así... pero podría llegar su papá o sus hermanos verlos abrazados y empeorar las cosas. Se separa levemente y sonríe.

    —No puedo ir al bosque, ni salir más que para pasear a Makkachin, ¿vamos a darle una vuelta? —sugiere.

    —De acuerdo, vamos.

    Y qué bueno que le hizo caso a ese pensamiento, porque la puerta se abre con Azula cruzada de los brazos.

    —Hicieron llorar a papi —gruñe la menor.

    —No fue nuestra intención hacerlo —se disculpa Otabek, acercándose a ella, flexiona un poco sus rodillas para estar frente a la oji azul—. Quiero hablar con él cuando esté más tranquilo para pedirle permiso de que deje que Yuri sea mi novio.

    Escuchar eso provoca que el corazón de Yuri de golpecitos fuertes en su pecho, que hasta jura que se escucha en toda la habitación. Su sangre se le sube a las mejillas y siente toda su cara arder.

    —¿Y por qué Yuri? ¿No puede ser alguien más para que papi no llore? —la niña frunce el ceño.

    —Porque Yuri me gusta, él es una buena persona que siempre logra sacarme una sonrisa aun cuando las cosas se derrumban a mis pies, alegra mi existencia y transmite una cálida sensación cada vez que paso con él y yo...

    —¡Basta! No hagamos esperar a Makkachin —Yuri camina hacia fuera de la habitación.

    Otabek se divierte de ver al joven demasiado avergonzado y lo sigue. Al pasar a la sala, aun ven que el Doctor Nikiforov está en la sala llorando y Yuuri consolándolo. Esperan que al menos para cuando vuelvan las cosas estén más tranquilas.

    En el camino hacia el parque se dan cuenta que los arreglos navideños comienzan a hacerse presentes en San Petersburgo y el frío invierno les recuerda que deben abrigarse.

    Entonces recuerda que los cumpleaños de sus padres se aproximan, primero el de su mamá que es el 29 de noviembre y el de su padre el 25 de diciembre que va de la mano con navidad. Es momento de pensar en los regalos y no tiene idea de que puede darles, menos con la mesada recortada. Suspira profundo y lo que rompe esos pensamientos es la mano de Otabek entrelazarse con la suya, provocando revoloteos de mariposas en el estómago.

    Trata de ocultar sus mejillas entre la bufanda, pero eso lo sofoca por el calor que siente en su rostro y decide dejarse caer el cabello para ocultar que está ruborizado.

    —Be-Beka —susurra el menor.

    —Yura.

    —¿Cuándo es tu cumpleaños?

    El alfa detiene su andar y posa su mano sobre la barbilla para hacer cuentas en su mente. Yuri lo mira con curiosidad y aprovecha para observar bien que Otabek se ve muy bien con esa chamarra de cuero, muy sexy diría.

    —Fue hace unas semanas, creo que soy del 31 de octubre —contesta.

    —¿Y pudiste decírmelo antes? —el omega se separa de él—. Pude prepararte un pastel o algo.

    Ríe levemente el alfa y revuelve los cabellos del omega.

    —Es que no lo recordaba, sabes que tengo problemas con la memoria.

    —Si, pero tienes un acta de nacimiento, ¿no es así?

    —Yo no manejo los documentos personales.

    El omega da un suspiro profundo y se cruza de brazos. Que mal que no supo antes de ese dato para prepararle algo delicioso en casa.

    —Tampoco sé el tuyo, ¿cuándo es? —agrega el alfa.

    —El primero de marzo.

    —Ahora no lo olvidaré —Otabek se acerca para tomar el mentón de Yuri.

    Yuri no se opone al beso y se deja llevar por los labios del mayor, algo que deseó toda esta semana mientras estaba en celo.  Al separarse, ojos cafés y verdes se encuentran, conteniendo por un buen rato la mirada hasta que Makkachin les ladra para que avancen, el parque no irá a ellos.

    Ríen levemente y continúan su andar hasta llegar a una banca en la que se sientan mientras dejan que Makkachin camine por el lugar. Recargan hombro con hombro y entrelazan los dedos.

    —¿Cuándo te quitaran el castigo? —pregunta el alfa.

    —Viendo las cosas como están, quizá hasta que muera —dice el aludido triste.

    —Mmm, yo quiero invitarte a salir.

    —Tendrás que pedirles permiso a mis papás.

    Otabek se levanta de la banca de golpe jalando a Yuri con él. El menor no entiende qué es lo que quiere y mucho menos porque se levantó tan rápido.

    —Iré ahora.

    —¿Estás loco? Papá se soltó a llorar cuando le dijiste que somos esposos, ¿crees que te escuchará?

    Aunque lo ignora comienza a caminar en dirección hacia la casa de los Nikiforov. Llaman a Makkachin para que los siga y van a paso apresurado. Yuri quiere detener esa locura, pero Otabek es más fuerte que él en muchos sentidos.

    —Haré el intento. No puedo continuar así sin antes hablar con ellos.

    —¿Así como?

    Se detienen de golpe nuevamente. Otabek se voltea para acorralar a Yuri contra la pared, tomando su mentón con una mano y la otra la rodea la cintura del menor.

    —No puedo seguir sin formalizar las cosas cuando sé que te amo y no quiero que nadie más trate de luchar por tu corazón, quiero que sólo sea yo el primer y único novio —dice con seriedad casi rozando los labios—. Yuri Nikiforov, quiero pedirte que seas mi novio, pero primero hablaré con tus padres para que sepan que voy en serio contigo.

    El corazón de Yuri late con mucha fuerza al escuchar esas palabras tan lindas de la persona que quiere, por supuesto que también quiere que sólo sea de él y de nadie más. Su labio tiembla levemente y las mejillas se vuelven rojas.

    Otabek acerca sus labios a los otros, robándole alguno que otro jadeo por la forma salvaje que se está llevando el beso. Yuri se cuelga de su cuello mientras que las manos del azabache se aferran a su cintura.

    No es que quieran terminar con ese beso, pero deben volver a casa cuanto antes o regañaran a Yuri. Se dedican una tierna sonrisa al pegar sus frentes.

    —Me encantas —susurra el kazajo.

    —También a mí me encantas.

    Caminan de vuelta a casa, viendo que Víctor no está y Yuuri juega con los niños en la sala, mientras que Azula se prepara para una práctica en la pista.

    —Ah, Yuri —dice el omega con una sonrisa—. Papá está más tranquilo y le gustaría poder hablar contigo y con Otabek, traté de suavizar las cosas lo más que pude.

    —Va a hacer un berrinche —gruñe Yuri con los brazos cruzados.

    —Esperemos que no, le tuve que pedir que se calme para que se vaya al trabajo.

    —Menos mal.

    Mientras Yuuri lleva a Azula a sus prácticas de patinaje artístico, Otabek y Yuri se quedan en la sala cuidando a los mellizos mientras ven una película. Movieron los sillones para que todos se puedan acostar y taparse con las cobijas para estar más calentitos, incluso Makkachin se acuesta a los pies de ellos. Calentaron un poco de palomitas de maíz y a los mellizos le han preparado jugo de naranja para no darles tanta azúcar.

    —¿Cómo se llama esta película? —pregunta Otabek.

    —Es ‘El Rey León’, una de mis favoritas —contesta el menor—. La veíamos cuando éramos muy niños.

    Asiente levemente, aún hay muchas cosas de las cuales no recuerda. Continúan viendo la película hasta que los tres Nikiforov se quedan dormidos sobre Otabek, quien se queda atento contemplando al rubio que yace sobre su hombro. Quisiera acariciarlo, pero Yuki se ha quedado encima del otro brazo y no puede moverse por tener a Hiro sobre su regazo.

    Lo que también ha observado es que Yuri tiene muchos gestos y costumbres iguales a sus padres. Cuando van a comer, Víctor no toma correctamente el cubierto y Yuri hace lo mismo; algunos gestos que hace, también los hace Yuuri.

    La puerta se abre y para salvación de Otabek, es Yuuri quien viene regresando con una Azula completamente cansada. Al ver a todos encima de él, el omega ríe levemente y no duda en tomar una fotografía para recordar el momento.

    —No es justo, el Señor Oso es mío —dice la niña queriendo acercarse, pero su madre lo detiene.

    —Te ayudaré con dos pequeños si me ayudas con el grande —dice Yuuri acercándose para quitarle los mellizos, que ahora si le pesan demasiado.

    Quedando libre del otro brazo, intenta pasar una mano por la espalda del rubio y la otra por debajo de sus rodillas para cargarlo de forma nupcial.

    Lo lleva a su habitación para poder acostarlo sobre la cama y cobijarlo. Incluso estando dormido luce muy bello, le encanta verlo dormido y lo que más lo mata de ternura es que cuando Yuri siente la cama busca al oso de peluche para abrazarlo.

    —¿Quieres ayudarme con la cena? —dice Yuuri con voz baja—. Despertarán muy hambrientos todos.

    Asiente. Sigue al omega hasta la cocina y se sorprende al ver demasiados instrumentos para cocinar, sólo conoce la sartén y la espátula.

    —Tuve que aprender a cocinar en cuanto supimos que venía nuestro primer hijo en camino —comenta mientras corta con velocidad unas cuantas zanahorias—. Fue muy difícil porque nunca en mi vida lo había hecho.

    —Sólo se freír huevos revueltos y aun así se me rompe la yema —confiesa el alfa mientras mueve el arroz como le indicó Yuuri.

    —Por suerte que Yuri sabe cocinar y no morirán de hambre —ríe levemente.

    —Quizá sea yo quien queme la cocina.

    —Conmigo no pasará eso, te enseñaré desde freír unos huevos revueltos hasta crear katsudon —dice con mucha confianza Yuuri.

    Y mientras continúan con la cena, Yuuri les platica de un viaje que tuvieron hace un par de años que fueron a Hasetsu a visitar los abuelos de Yuri.

    —…. No sabes la vergüenza que sentía en el momento cuando veo a los mellizos desnudos dentro de la fuente de la plaza —ríe levemente.

    Le gusta esa calidez que tiene el azabache, el calor de una madre es lo que siempre hace feliz a cualquier persona. El amor de una mamá.

    Entonces el sentimiento de nostalgia invade a todo el ser de Otabek, sintiendo esa necesidad de tener a su mamá muy cerca de él y volver a abrazarla, besarla y escucharla.

    —Di-disculpe Sr. Nikiforov —siente todo el nudo en la garganta—, ¿usted conoció a mi mamá?

    Yuuri se detiene y baja el cuchillo. Voltea a ver al alfa y su corazón se estruja al verle unas cuantas lágrimas resbalar de sus orbes.

    —Si, conocí a Violet cuando ustedes iban juntos en el kínder —agrega Yuuri con sentimiento de nostalgia—. Nos sentábamos a tomar café mientras ustedes jugaban, en algunas ocasiones ella y tu padre venían a cenar con nosotros o íbamos a su casa.

    Otabek asiente y trata de no mostrarse triste, pero para Yuuri no se le puede ocultar nada. Se acerca para abrazarlo con cariño y ternura.

    —Ella te amaba mucho, igual que tu padre. Eran maravillosas personas —susurra con cariño.

    Al principio se queda completamente congelado, pero sentir ese reconfortante abrazo con toda la ternura de una mamá rompe a Otabek en lágrimas.

    —Hay momentos que los extraño mucho —solloza aferrándose a Yuuri—. Quisiera dar lo que sea por volver a tenerlos junto a mí. No hay momento que deje de pensarlos y tratar de revivir esos recuerdos lindos que están perdidos en mi memoria, no quiero volver a ese lugar oscuro.

    —Tranquilo —dice con voz suave—. No tienes que volver a ese lugar oscuro porque nos tienes a nosotros, somos parte de tu familia y jamás volverás a estar sólo —besa la coronilla de su cabeza—. Tampoco olvides a tus padres, quienes dieron mucho por ti, ellos estarán siempre aquí —coloca su mano sobre el pecho.

    Otabek asiente levemente. Necesitaba decírselo a alguien con mucha confianza y aunque Yuri lo puede reconfortar, contárselo a alguien que conoció a sus padres le ayuda demasiado.

    —Bien, es hora de colocar la mesa, en algún momento todos despertarán al oler el delicioso aroma de la cena —comenta Yuuuri—. Y llámame Yuuri.

    Y no deja de sorprenderse con todo lo que dice Yuuri, al cabo de unos minutos aparece Yuri quejándose que tiene hambre, abrazando a Otabek y contestando todo a gruñidos. Luego le sigue Azula, quien sigue aún dormida y se acomoda sobre la mesa. Al final llegan los mellizos rascándose los ojos.

    Y Víctor aparece justo cuando Yuuri termina de servirle a todos los miembros de la familia. Entre sus manos trae unas bolsas de pan con baguettes.

    —Bienvenido, cariño —dice Yuuri recibiendo a su marido con mucho amor.

    Víctor abraza a su amado cerdito (porque está algo gordito y eso le encanta) y discretamente le pellizca una nalga, provocando que el otro de un ligero brinco.

    —Aquí no, los niños están presentes —dice entre risas juguetonas Yuuri.

    —Después de cenar, quiero cenar este delicioso katsudon —le dice al oído.

    —Me temo que el plato fuerte tendrá que esperar, tenemos a Otabek en casa.

    Entonces Víctor se pone serio y decide entrar a la sala del comedor dónde están los menores esperando que lleguen y puedan comenzar a cenar.

    Sus hijos lo reciben con los brazos abiertos e incluso Otabek se acerca a saludarlo con amabilidad. Los seis Nikiforov y Otabek se sientan en la mesa y comienzan a comer.

    —Supongo que esto no sólo es una cena familiar —dice Víctor con el ceño fruncido.

    Yuri alza la mirada para fijarse a quien le dice, ve que ambos alfas se miran a los ojos directamente, como si estuvieran dispuestos a defender a lo que más aman.

    —Si, debemos dejar las cosas en claro —contesta Otabek.

    El rubio busca la mirada de su madre para decirle que detenga a su padre o algo y él le dedica una sonrisa para tranquilizarse.

    —¿Cuál es tu relación con MI hijo? —dice el alfa.

    —Por ahora somos amigos, sin embargo, quiero pedirle algo —Otabek se mantiene en una postura seria.

    Víctor sabe a dónde va esta conversación, así que antes de que continúe Otabek con esta charla, se levanta de su lugar para ir por una botella de vodka y servirse un poco. Yuri espera que las cosas se lleven de manera tranquila y de forma diplomática, no quisiera que su padre le diga algo malo a Otabek.

    —Bien, ¿qué es lo que me quieres pedir? —dice el alfa mayor.

    Otabek ha ensayado esas palabras en su mente una y otra vez, por lo que no le teme para nada del mundo decirle al alfa mayor lo que siente por su hijo.

    —Señor Nikiforov, quiero pedirle a usted y al Sr. Yuuri que Yura sea mi novio —dice el kazajo con seriedad—. Quiero a Yura y mucho.

    Todos pasan los ojos hacia Víctor, quien está con los brazos cruzados.

    —¿Qué? —dice Víctor encogiéndose de hombros.

    —Es que eres muy dramático, Vitya y estamos esperando que hagas lo tuyo —dice Yuuri entre risas.

    —No, lo pensé mucho mientras estaba en el hospital —dice con una media sonrisa—. Beka, creo que eres un buen chico y lo has demostrado cuando vienes a casa. Creo que puedes estar con Yuri, siempre y cuando no lo lastimes, que sus calificaciones no bajen y no hagan cosas malas.

    Todos se quedan boquiabiertos por cómo maneja la situación el alfa, pero es buena señal. Víctor no está creando un drama como todos esperan.

    —¿Eso es un…? —Yuri sigue en shock.

    —Tienen nuestro consentimiento —sonríe Víctor.

    Yuri y Otabek se miran y sonríen de oreja a oreja, emocionados por lo que acaba de decirles Víctor. Ahora solo queda un cabo más que resolver.

    —Otra cosa —dice Otabek.

    Todos dirigen la vista hacia el alfa de hebras azabache.

    —Quisiera que dejaran a Yura salir conmigo mañana —continúa hablando—. Quiero hacer las cosas bien.

    Entonces si se tomó en serio que pidiera permiso, Yuri teme que le digan algo negativo, pero ver que sus padres sonríen no hay nada que temer

    —Bien, pasas por él a medio día y su hora de llegada es a las 7 —dice Yuuri con una sonrisa—. El lunes hay escuela y no quiero que se desvelen.

    Yuri se levanta para darles un beso a sus padres y agradecerles por permitirles salir con Otabek. La velada continúa hasta antes de las 10, pues Otabek regresa a casa dónde lo esperan su prima y tía.  Sin duda todo salió bien.

    Antes de irse, Yuri lo acompaña hasta la entrada del edificio. Se siente feliz que sus padres lo han aceptado y que pronto serán algo más que amigos.

    —Sigo sin creer que en verdad le pediste a mis padres que saliéramos —dice el menor con una sonrisa.

    —Lo que sea por mi amado Yura —dice el azabache acariciando la mejilla con su mano.

    Yuri apresa la mano ajena sobre su mejilla con la suya, sintiéndose como un gatito recibiendo cariñosas caricias. Otabek se acerca para darle un pequeño y tímido beso, no vaya a ser de malas que salga Víctor o Yuuri para meter al rubio y los puedan ver. Al separarse se dedican unas hermosas sonrisas que vienen de corazón, como dos idiotas enamorados.

    —Entonces, te veo hasta mañana —agrega Yuri.

    —Si, hasta mañana.

    Le roba un beso más y se da la vuelta. El menor se queda viendo como camina el dueño de sus suspiros y sonrojos hasta que se pierde por el camino.

    —Ya te volviste cursi como mis papás —escucha la voz de una niña a su lado.

    Yuri voltea y encuentra a Azula atrás de él, cosa que nunca se dio cuenta en qué momento la chamaca los siguió y cuánto tiempo lleva ahí

    —¿Qué diablos...?

    —Te veré mañana, muack muack —Azula lo imita y se ríe de él—. Hasta mañana, beso, beso.

    —¡Azula! —siente hasta como le sube la sangre hasta las orejas.

    Yuri persigue a su hermana por las escaleras hasta llegar a la casa y en cuanto la atrapa comienza a hacerle cosquillas sin piedad, por más que la niña pataleé y suplique que lo suelte no lo hará.

           ⋆⌘⋆  ─────────────── ⋆⌘⋆ ───────────────  ⋆⌘⋆

    Continuará.

    Previous     |     Next

    View Full
  • aniram-lynx
    07.11.2020 - 11 monts ago

    Ain’t Nothing Wrong With That

    ❥ Au escolar

    ❥ Yuri on Ice

    ❥ Otabek x Yuuri Katsuki

    ❥ Género: Romance | Drama | Omegaverse | Escolar

    ❥ Capítulo Final

    El tiempo pasa como si fuera agua sobre las manos. Debemos aprovecharlo al máximo, sobre todo con los seres que más amamos, nunca sabemos cuándo la vida nos quitará a esa persona.

    Decir que he tomado decisiones equivocadas no es la forma correcta. Si fueran así, no hubiera conocido al amor de mi vida por estudiar una carrera diferente a la que mi padre quería; no me hubiera atrevido a tener el romance con un alumno (el más joven de mi clase) y tampoco tendríamos una familia ahora.

    Podría decir que mi romance con Yuuri fue muy rápido, pero no me arrepiento de nada, ambos somos muy felices y nos disfrutamos día a día. Tener a nuestros cachorros en brazos nos hace sentir completos, no hay nada que nos pueda hacer felices que verlos con nosotros.

    —¡Papi! —escucho pequeñas voces llamarme.

    Dos niñas iguales a Yuuri corren hacia a mí, sentándose sobre la manta que dejamos sobre el pasto para tener un día de campo en familia.

    —Vimos un gusano verde y Midna lo tocó, fue asqueroso —dice la más pequeña.

    —Eres una exagerada, Zelda —dice la niña tomando un refresco—. Lo toqué con una rama y se movió un poco.

    Mis niñas están muy grandes y saludables. Midna, que fue la bebé más pequeña al nacer, ahora es una niña de 7 años muy activa y le encanta practicar ballet. Afortunadamente no tuvo ningún problema en su salud por tener un nacimiento prematuro.

    Cuanto a Zelda, fue un parto muy doloroso para mi Yuuri. Fue por parto natural y tuve que pedir algún analgésico para que me quitara el dolor que tenía. Mi esposo no dejaba de apretujar mi mano que causó una torcedura. Ahora mi pequeña de 4 años le encanta explorar en nuestro jardín y enseñarnos las flores que hay y guardarlas en un libro para después dibujarlas. Estoy seguro que ella sería una buena compañera en juegos de aventura.

    —¿Dónde está mamá? —pregunta Zelda escogiendo un sándwich.

    —Ojalá estuviera aquí —agrega Midna recargándose en mi pierna.

    —Sí, me encantaría que estuviera aquí —digo con un poco de tristeza mirando al cielo—. ¡Pero no hay que ponernos tristes! ¿Quieren un helado?

    —¡Sí!

    Recogemos todo entre los tres y los guardamos en el cesto tejido. Les coloco sus sombreros que les regaló mi mamá para que el sol no las dañe. Hoy es el cumpleaños de mi pequeña Zelda y sé que ella deseaba tener un día del campo con todo su corazón. Por supuesto que no me negaría a su deseo, hice todo trabajo a un lado y decidí darle prioridad.

    Veo todo rasgo de Yuuri en mis niñas, los mismos gestos, sonrisas, los ojitos… no hay nada de mí.

    Y lo mejor de todo es que ambas les encanta jugar videojuegos y son muy compartidas entre sí, algo que debería aprender y no celar ese oso de peluche que aún conservo. Incluso se llevan de maravilla con Zoe y James Leroy, y comparten todo con el pequeño Yuki Katsuki. Son niñas muy felices.

    Son lo más importante que tengo y sé cuánto me aman, no hay día que quieren estar pegadas a mí, incluso cuando tengo trabajo. En las noches siempre se cuelan en mi cama para sentirse en calor, son unas pequeñas monstruos amorosas.

    Diría que son las más consentidas, siempre sus abuelos les compran pequeños regalos y ellas demuestran lo muy agradecidas que están.

    Pareciera que mi vida está bendecida por darme a estos maravillosos seres y un ángel que siempre está cuidándome.

    Llegando a la plaza, a ambas se les ocurre querer entrar al cine, algo que no hacemos desde hace mucho y agradezco que a pesar de tener el nombre de dos princesas de un juego, ambas prefieren ver algo diferente que lo que normalmente las niñas desean ver: Jurassik Park. Eso me hace sentir orgulloso, después de mis hijas y los videojuegos, amo los dinosaurios.

    Compro los boletos y al ver que la función es dentro de una hora, decido llevar a mis niñas a comprar un helado.

    —Deberían de existir, ¿te imaginas? No usaríamos carros para ir a la escuela o trabajar —dice Zelda emocionada, dando pequeños brinquitos mientras caminamos hacia la heladería.

    —Yo quiero ser un velociraptor, así nunca llegaría tarde a las clases de ballet —agrega Midna.

    —Y yo quisiera ser un diplodocus para ser muy alta —Zelda estira sus bracitos sobre su cabeza.

    —¡Y yo quisiera ser un T-Rex para comérmelas a besos! —abrazo a mis niñas logrando hacerlas reír mientras les hago cosquillas.

    Definitivamente no hay nada como las risas de esas pequeñas monstruos que alegran mi vida día a día con sus curiosidades y sus logros.

    Les compro un helado de yoghurt lleno de dulces y chocolates, algo que las mantendrá activas y nos sentamos en las bancas de la plaza para devorarlo mientras esperamos el tiempo.

    —Papi, ¿dónde está mamá? —pregunta la más pequeña.

    Sé cuánto desea estar en este día especial con su mamá, igual me encantaría que estuviera aquí mi esposo y disfrutar esto en familia.

    Sus enormes ojos chocolate se notan tristes y comienzan a empaparse con esas lágrimas. Midna la abraza con fuerza y le da un beso en la frente.

    —Mamá está…

    —¡Mamá está aquí!

    Veo un precioso hombre de cabello color azabache, usando sus peculiares lentes y sonriéndonos de oreja a oreja. Sonrío de alegría al saber que el dulce omega del que me enamoré está frente a nosotros.

    —Lamento la tardanza, tenía que ir a hacer unas cosas y traigo el regalo de nuestra pequeña Zelda —se disculpa mientras hace un dogeza japonés.

    —¡Mami! —exclaman mis pequeñas abrazando a Yuuri con fuerza.

    Mi amado esposo sigue igual de joven, radiante y hermoso, así como cuando lo conocí hace casi ocho años. Me levanto para poder recibirlo con un beso y estrecharlo entre mis brazos.

    —Llegas a tiempo, la función empieza en unos minutos —comento mientras dejo caer mi cabeza sobre la suya.

    —¡Qué bien! ¡Deberíamos ir por palomitas! —agrega Yuuri emocionado.

    —De acuerdo.

    Esta mañana Yuuri se levantó para hacernos waffles de colores y después del desayuno se tuvo que marchar porque tenía que hacer unos asuntos importantes. Prometió alcanzarnos aquí antes de entrar a la función y cumplió con su palabra.

    Estoy feliz. Tengo a mi familia completa en este momento especial. ¿Qué más puedo pedir?

      Siempre he soñado con muchas cosas, una de ellas es tener una carrera o una casa propia, pero el sueño más grande que tengo desde niño es formar una familia con el amor de mi vida. Hoy ese sueño es ahora un pilar importante para mi, tengo a Otabek y a mis dos adoradas hijas.

    Esta mañana tuve que dejar a mi familia desayunando para que ellos se apresuraran y fueran a un día de campo. Me hubiera encantado ir con ellos, pero es que les tengo una sorpresa enorme en casa.

    Salí a comprar algunas cosas, el regalo de mi hija y una sorpresa más para la familia. Estoy muy ansioso y nervioso, pero no he dejado de mandarme mensajes con Yurio, quien me está apoyando con esta sorpresa.

    Mis hijas y esposo salen emocionados por la película que acabamos de ver, están muy felices de haber disfrutado los dinosaurios. Volviendo a casa me detengo en la puerta para evitar que entren.

    —¿Mami? ¿Qué pasa? —pregunta Midna sorprendida.

    —Quiero que Zelda cierre los ojos —saco un pañuelo de mi chamarra.

    —¿Mami tiene una sorpresa para mi? —mi pequeña sonríe de oreja a oreja.

    Ella brinca emocionada de que le tengo una sorpresa más y me encantan las caras que tienen Otabek y Midna, pues ellos tampoco no tienen idea de lo que les tengo preparados, así que les vendo los ojos también.

    Se toman de la mano Midna y Beka, mientras que carga a Zelda con el otro abrazo. Los guío a la entrada de la puerta.

    —¡Sorpresa! —exclaman al momento en que abro la puerta.

    Los tres se quitan los pañuelos de los ojos y se quedan completamente sorprendidos al ver toda una decoración del juego de Zelda y nuestra familia y amigos reunidos en la casa.

    —¡Es una fiesta! —exclama Zelda queriendo bajarse de los brazos de Otabek.

    —¡Y están nuestros amigos! —se alegra Midna.

    Mis niñas corren hacia los otros niños para perderse y jugar. Mi esposo rodea mi cintura para besarme con ternura.

    —Eres maravilloso, no dejas de sorprenderme —dice Otabek sonriendo.

    —Sé cuánto quería esta fiesta y hacía falta una reunión.

    —Katsudon, Otabek, ¿vamos a jugar o no? —dice Yurio entre risas mientras enseña un par de mandos para nintendo.

    —De acuerdo, esta vez no me dejaré ganar tan fácilmente —dice Otabek decidido de dar batalla.

    Nos sentamos a jugar todos, por fortuna que en el Smash Bros WiiU podemos ser 8 jugadores, por lo que Yurio, JJ, Mari, Minami, Otabek y yo nos sentamos a jugar. Midna se une con nosotros y se vuelve un oponente muy difícil de vencer, esto me hace sentir muy orgulloso. También James se sienta a jugar con nosotros y nos divertimos como nunca antes.

    Después de un rato de juegos, nos reunimos en la mesa para comer algo delicioso preparado por mí: lasaña. Es un platillo que logré perfeccionar durante la carrera de gastronomía.

    ¿A qué me dedico? Ahora tengo un restaurante pequeño en el que servimos comida italiana y la gente que trabaja para mí es muy responsable que puedo dejarles a cargo de mi negocio.

    —Vaya, siempre nos sorprendes con tus deliciosos platillos —comenta Jean.

    —Sí, necesito que me pases esta nueva receta —dice Yuri.

    Sonrío halagado.

    Mari y yo nos dedicamos a calentar un poco de café antes de partir el pastel y algo de chocolate caliente para los niños, hace algo de frío.

    —Me encanta verte muy feliz —dice Mari sonriéndome.

    —Lo estoy, estoy cumpliendo mis sueños y sé que tengo más adelante —sonrío de oreja a oreja.

    Siento la mirada de mi hermana observarme con detenimiento, como si quisiera buscar algo y seguramente ya se habrá dado cuenta. Me estrecha en sus brazos y deja un beso en mi mejilla con dulzura.

    —Estoy muy orgullosa de ti, Yuuri —susurra en mi oído.

    Mis suegros y mi mamá llegan antes de que cantemos “feliz cumpleaños”. Traen tantos regalos que por poco Zelda cambia el pastel por un nuevo peluche de dinosaurio.

    La fiesta sorpresa termina cuando los niños caen rendidos en los sillones y camas después de jugar tanto. Yuri y Minami me apoyan con recoger mientras que los adultos acomodan a los niños en las habitaciones.

    Otabek y yo nos dirigimos a la nuestra para prepararnos a dormir. Aún vivimos en casa de sus padres porque no nos dejan mudarnos, las niñas son su adoración e insisten en que nos quedemos. No me molesta en lo absoluto, tengo una buena relación con mis suegros y son más como mis padres adoptivos.

    —Fue una hermosa fiesta amor, te esmeraste con esta sorpresa —dice mi esposo mientras se sienta sobre la cama.

    Me muerdo los labios al escuchar eso, es que hay algo más que quiero decirle a él y no puede esperar a mañana.

    —¿Qué? —pregunta al verme sonreír.

    —Te tengo otra sorpresa —sonrío de culpabilidad

    Se queda en su lugar sin poder comprender lo que quiero decirle. Me levanto de la cama y voy al armario para sacar esa pequeña cajita de regalo que metí hace unos momentos.

    —También me llevé la sorpresa esta mañana —continúo mientras me siento a su lado para darle esa caja de color azul—. Así que este día está lleno de muchas sorpresas.

    Comienza a sospecharlo por la mirada que hace y al tener la cajita azul en manos la abre de inmediato. Se queda en silencio tratando de entender lo que hay en el interior y al sacar un par de zapatitos se vuelve a quedar congelado.

    Unas pequeñas lágrimas bajan de sus ojos admirando la fotografía negra con blanco, una de mi útero con un pequeño ser de 8 semanas creciendo en mí.

    —Sé que no íbamos a tener otro bebé después de Zelda porque su parto fue doloroso, pero no sabes lo feliz que me hace saber que hay un ser nuevo creciendo en mí —sonrío con alegría, limpiándome los ojos con cuidado.

    —¡Y sigues sorprendiéndome Yuuri! —Otabek me abraza con fuerza.

    Pega sus labios a los míos para besarnos con mucha ternura y amor. Va bajando por mi cuello con pequeños besitos hasta llegar a la altura de mi vientre, alzando la camisa de dormir para depositar pequeños besitos en ese lugar.

    —No nada de malo en ello, otro hijo me hará feliz. Agradezco que existan juegos donde pueda entrar un player 5 —no para de llorar mientras se acerca nuevamente a mi rostro para tomarlo con ambas manos—. Me haces muy feliz, Yuuri.

    —A mí también me haces muy feliz, amor mío —susurro antes de darle otro beso más.

    No, no hay nada de malo en ello, ni en mi vida ni en nada. Otabek y yo nos complementamos, y no hay nada que pueda negarlo.

    Somos una familia feliz.

                                                            ━━━━━━✧❃✧━━━━━━

     Fin

    Previous

    Agradezco mucho a las personas que siguieron esta historia desde un principio, ya fuera en wattpad o aquí. Espero que realmente lo hayan disfrutado. 

    Estoy muy contenta porque leen mis relatos. Espero que le llegue a más personas esta linda historia de amor de una CrackShip (mi favorita). 

    No olviden compartir, votar y dejar sus comentarios, me ayudan mucho a que llegue a más personas. También recuerden que tengo más historias y proyectos en puerta para que no me olviden.

    (◍•ڡ•◍)❤ 

    View Full
  • pinetreesandtea
    18.10.2020 - 11 monts ago

    Part 3

    Part 1

    Part 2

    If I ever met any of the clones or characters, I would give them their own ✨special✨ nicknames.

    Kix - Coochie Mane or lightning McQueen
    Hardcase- Sparky Sparky Boom Man
    Tup - Shawty Tee or Boo
    Jesse - Star Manz (his Tattoo sorta looks like a star lmao)
    Echo - Plain Jane or Janice
    Rex - T. Rex and the X manz
    Cody - Jody, Sunshine, or Fruit Salad
    Fives - Goatee Five Manz, Five Guy, or Numbah Five
    Dogma - Woofers
    Appo - Yip Yip
    Fox - Foxy or Chileee
    Thire - Thighs
    Waxer - Baldpai or Waxed Head boi
    Boil - Fleek, Fine ass eyebrow man, or Boltz
    Coric - Coochie Mane Apprentice, Rico or Co-Ricmon
    Wolffe - Puppy, Puthy Pink Breast Cancer, or Loup
    Obi-Wan - Jesus, Hésus, Zaddy Wan, mister steal yo wife and husband or Coochie Lord
    Ahsoka - Chatton, Boo, Honey, Swiper no Swiping, Swiper or Chomper
    Anakin- Pretty Boy, Emo Boy, Gremlin, or robo Man
    Mace - Uncle or Pops
    Shaak Ti - Mama Ti or Beyoncé
    Plo Koon - Snow Man, Plo man, or padre
    Doku- Santa or Emo Santa
    Jango Fett - Jenga, Arthur Morgan
    Boba Fett - Boba Tea, Lost Melanin
    Ventress - Miss V
    Grevious - Cough drop, Bronchitis
    Maul - Anger Fuel, Shawty turned tall, Raging man
    Hondo - Papi, Jack Sparrow or Homie Condo
    Padme - Beautiful, Gorgeous, or Paddy lol
    Jar Jar - Big JJ or Big J

    Anyone catch any references 👀

    #the clone wars #star wars the clone wars #swtcw#clone troopers#star wars#mace windu#plo koon#shaak ti#anakin skywalker#ahsoka tano#darth maul#general grievous#asajj ventress #clone trooper echo #clone trooper fives #clone trooper kix #clone trooper wolffe #clone commander#commander fox#commander rex#commander cody #clone trooper dogma #clone trooper tup #clone trooper appo #clone trooper jesse #clone trooper waxer #clone trooper boil #commander thire#medic coric #clone trooper coric
    View Full
  • aniram-lynx
    14.10.2020 - 1 year ago

    Hold My Heart

    ✩ Yuri on ice

    ✩ Shipp JJ x Yuri | Otabek x Yuri

    ✩ Género: Omegaverse | Drama | mpreg

    ✩ Capítulo 22.

    Siente un mini infarto y la sangre abandona su rostro al reconocer a Jean-Jacques Leroy frente a él, y no solo eso, mirando fijamente a Nico y a él. Con su parte omega sobreprotectora a todo lo que da, el ruso coloca a su cachorro detrás de él.

    —Y-Yuri… —susurra el canadiense.

    —Leroy —dice con desprecio—. Qué desagradable sorpresa.

    —Y-yo...

    —¡Papi! —una pequeña de niña de cabello oscuro alcanza la incómoda reunión, sosteniendo al brazo de su padre con fuerza—. Vamos, se nos hace tarde para el ballet.

    —U-un momento, Jane

    —¡Al fin te encuentro, Jean idiota! —exclama una mujer que Yuri reconoce de inmediato—. Faltan 40 min para el ballet y Jane y yo no queremos llegar tarde.

    Intrigado por aquel personaje, Nico sale de su escondite lo suficiente como para que Jean e Isabella volteen a verlo. La mujer ahoga una exclamación de sorpresa y ante aquello Yuri responde haciéndose hacia atrás con su hijo muy pegado a él. Intentando evitar una confrontación, Jean toma a Isabella de la cintura y a su hija en el otro brazo.

    —¡Tienen razón! Debemos llegar pronto —dice mientras pasa a un lado de Yuri sin antes verlo una vez más y a su hijo, ahora sabiendo que también es suyo. Un sentimiento extraño comienza a surgir en su pecho, no quiere que sea la última vez que lo viera, ahora que lo conoce no quiere separarse de él

    Y nuevamente ve como el que fue el amor de su vida se aleja con ahora su familia. No le duele como en ese momento, pero es como si abriera la herida y le echara ácido.

    —¿Mami? ¿Estás bien? —rompe sus pensamientos el pequeño Nico, sintiendo las emociones de su progenitora.

    —¿Eh? Ah, sí. ¡Aún no te salvas por desobedecerme! —exclama, queriendo desviar su atención a su hijo para obviar el vacío en el estómago que le provocó ver de nuevo a aquel canadiense estúpido. Ya se había desahogado demasiado con su amigo Otabek como para volver a caer en la tristeza.

    Debe ser fuerte para no levantar sospechas a su hijo, aunque conociéndolo... No, confía en que el detalle de su parentesco no hubiera sido captado por su hijo.

    Es claro que Isabella se dio cuenta de lo que acaba de pasar, ahora no es el momento de hablarlo. Pero no puede dejar de pensar en ese niño y su madre; durante lo que resta del día su esposo está completamente callado y serio que no presta atención a nada, ni mucho menos cuando la pequeña Jane quiso enseñarle un peluche de unicornio.

    Esa noche al regresar al hotel, Isabella no se quedará callada con lo que vio y decide tener el valor suficiente para hablar con su esposo. Entró al cuarto y suspiró intentando no alterarse. Por su bien y por no querer gritar y despertar a su pequeña.

    —¿Qué fue eso del parque, Jean? Y quiero la verdad —dice muy seria.

    El canadiense está más que perdido en sus pensamientos, esos rostros no los puede borrar de su mente, mucho menos el amargo recuerdo cuando supo que el pequeño venía en camino gracias a esa llamada.

    Da un suspiro profundo y busca la mirada de su esposa.

    —Yo... no lo sé, simplemente fue extraño ver a Yuri Plisetsky después de que se retiró al ganar el oro.

    Isabella trata de mantenerse tranquila. ¿Acaso creía que era idiota? Mira los ojos del hombre y encuentra de nuevo que no la mira. Está pensando en el omega y su hijo. Entonces se quiebra todo.

    —¡Eres un maldito mentiroso!

    Un gran dolor punzante crece en su cabeza después de recibir el cepillo lanzado por su esposa.

    —¡¿Qué te sucede?! —enfurece JJ llevándose la mano en donde recibió el golpe.

    —¿Me crees estúpida? Vi lo mucho que ese niño se parece a ti. Tiene tu nariz, y eso es algo que tu madre me ha dicho que es de los Leroy —dice al borde del llanto.

    Acorralado entre la verdad y la mentira, Jean se acerca a Isabella para tratar de calmarla, pero la mujer está completamente enfurecida que decide amenazarlo con la lámpara de mesa.

    —Me iré y llevaré conmigo a Jane. No quiero ver tu rostro nunca más.

    —¡No! Por favor, déjame explicarte —suplica encogiéndose frente a la mujer con las manos temblorosas y el corazón en la garganta—. No hagamos algo de lo que nos podamos arrepentir.

    —¿Arrepentir? Tú no tienes vergüenza, ¿verdad? Acabo de ver a un niño con rasgos tuyos y de ese omega —el enojo aumenta en la azabache que es capaz de lanzarle algún otro objeto para herirlo—. ¿No te arrepientes de lo que has hecho? ¡Me fuiste infiel! ¡Me das asco!

    Isabella toma una enorme maleta y la arroja en la cama, justo a lado del canadiense, para comenzar a meter las cosas de él sin importar arrugar la ropa.

    —Jane está dormida, el que se tiene que ir eres tú. Quiero que te vayas ahora mismo.

    Una risa nerviosa sale de los labios del histérico canadiense, quien se acerca a la maleta y comienza a sacar las cosas que ya hay dentro.

    —N-no puedes... No puedes estar hablando en serio. N-no puedes correrme. Son mi familia, no puedes hacerme esto.

    —Claro que puedo, así como tú lograste caer en tentación con ese omega y dejar a un lado a ese niño, nosotras te dejaremos —Isabella está más firme que nada ante esa decisión y nada le hará cambiar.

    —B-Bella, yo te amo. No me dejes, por favor —dice él ya de rodillas, abrazado al vientre de 4 meses de su esposa—. No quise hacerlo, fue un error. Y-yo... Yo... Me dejé llevar.

    —¡Basta! Deja de parecer un idiota haciendo estas escenas —Isabella comienza a cansarse de esa necedad—. Si me amaras como dices, no hubieras ido a revolcarte con ese omega y embarazarlo.

    La mujer trata de alejarse del canadiense y antes de gritarle algo desagradable, la puerta se abre mostrando a una niña con un pijama lila y abrazando a un unicornio de peluche.

    —¿Mami? ¿Papi? ¿Están peleando? —pregunta mientras se rasca el ojo.

    Isabella enseguida se acerca a la niña y acaricia su frente, no quiere que la pequeña esté presente en la discusión.

    —Cariño, vamos a visitar a la abuela, ¿Te parece? Guarda todas tus cosas que trajiste.

    —¿Papi irá? —La azabache mira a su padre.

    —No, él tiene que quedarse y no puede ir de vacaciones con nosotras. Tenemos que irnos —Isabella le dirige una expresión demasiado fría y dolida hacia el canadiense. Creía que era el hombre perfecto, pero se equivocó

    Jean solo puede ver, de rodillas en el suelo, como las dos mujeres que habían sido los pilares de su vida hasta ahora se marchan de su lado. Con furia comienza a arrojar todo lo que tenía a su alcance, deteniéndose solamente cuando se dio cuenta que su pequeña estaba escuchándolo. Se deja caer de rodillas otra vez, abrazándose para buscar consolarse a sí mismo, tomando el tiempo de meditar lo que había dicho.

    —Soy un idiota —murmura.

    Lo que le había dicho a Isabella era la clásica excusa de marido infiel además de una gran mentira. Puede ser que fuera un error, pero por alguna razón no está del todo arrepentido. Ciertamente cuando su atención se dirigió a Yuri él ya estaba comprometido y había sido demasiado irresponsable de su parte sucumbir al amor prohibido y después abandonarlo con un hijo, al cual dudo si en verdad era suyo y en un ataque de pánico al no poder ser tan valiente como para cancelar su matrimonio.

    Ahora había roto dos familias y él estaba solo. Se levanta con esfuerzo y toma su celular del suelo, la pantalla se hallaba rota, pero parecía funcionar, hablándole a su único gran amigo.

    —Seung... Te necesito, amigo —dice sucumbiendo al llanto.

                              ⊱•••━━━━━━《 ✮ 》━━━━━━•••⊰  

    Mientras tanto en otra casa, Yurio lleva a descansar a Nico a su habitación. Siempre le gusta llevarlo para arroparlo y darle un beso de buenas noches, pero antes de levantarse es detenido por la manita del niño

    —Mami, no estés triste. Somos fuertes, ¿lo recuerdas?

    Se muerde el labio para evitar llorar en ese momento frente a su hijo y para no preocuparlo le da un beso más en la frente.

    —Lo somos, mi vida.

    —¿Puedes cantarme para dormir?

    Yuri sonríe enternecido ante la petición. Se sienta en la orilla de la cama y se recuesta para comenzar a cantarle esa canción que siempre lo tranquilizó desde que lo llevó en su vientre.

    —Sic mea vita est temporaria, Cupit artenter caeitatem aeternam… 

    Y antes de terminar la canción, Nico se queda perdido entre el mundo de los sueños, uno en el que ignora el sentir de su mamá.

    Apaga la luz de la mesita y cierra la puerta recargándose en ella. En alguna ocasión el niño le preguntó dónde está su papá y sin poderle decir que su padre lo abandonó antes de que supiera de su existencia porque se iba a casar con alguien más tuvo que mentirle.

    Ahora que ha aparecido, ¿Debía seguir mintiendo?. Por fortuna una reciente competencia se ha llevado a cabo en la ciudad, por lo que Yuri tiene la confianza de levantar el teléfono y marcar el número que se sabe a la perfección.

    —¿Yura? —dice la voz cansada del otro lado de la línea.

    —Beka, lamento molestarte, pero… —Con desconfianza se gira, cerciorándose de no ser escuchado por su latoso enano—... ¿Podríamos hablar? Puedo ofrecerte un té de los que Katsudon me trajo de su último viaje a Japón o podríamos tomar el café que compramos la última vez que nos acompañaste de vacaciones. Aún queda un poco y... 

    —¿Qué sucedió para que estés tan nervioso? —lo interrumpe

    Yuri suspira antes de soltar la bomba.

    —Nico y yo nos encontramos con Jean y su familia en el parque.

    Otabek le asegura estar ahí lo más pronto posible antes de colgar. Hablar en casa sería demasiado peligroso, en cualquier momento puede despertar a Nico y escuchar esta delicada conversación. Llama a Yuuri para que vaya a cuidar al pequeño Nico y se dirigen a un café que está a tres cuadras del departamento de Yuri.

    No puede dejar de estar nervioso por nada del mundo, los fríos y amargos recuerdos regresan a su memoria, pero en cuanto se encuentra a Otabek, no puede evitar dejar que una sonrisa se resbale de su rostro.

    —¿Vamos a hablar o no? —pregunta Otabek después de diez minutos instalados en el café y en los que Yuri se dedica a criticar a la mesera que lo ignora por estar más al pendiente del varón.

    —¿Puedes dejar de hacer esa clase de preguntas? Más estando cerca de Nico. Hoy en su competencia me preguntó antes de entrar “¿Entonces ganaremos el oro o no?” Y sabes muy bien que en ti te queda súper chulo, pero en Nico es un poco... 

    —Yuri —vuelve a llamar. Ambos se miraron a los ojos y el mayor puede ver como su amado lucha contra las ganas de llorar y de quebrarse. Tal vez nunca lo diría, pero ese encuentro le ha abierto esa herida que había sido parchada apenas lo suficiente para dejar de sangrar.

    Nadie sabe más que Otabek lo mucho que sufrió Yurio, después de todo era un adolescente de 16 años que echó su carrera por la ventana como patinador para tener ese bebé y aunque Yuuri y Víctor lo animaban a continuar, él jamás quiso volver. No le agradó nunca la idea que criara ese pequeño sólo, trató de formar parte de la vida de él y aunque Yuri jamás se ha dado cuenta del amor que siente, no lo dejará solo.

    —No sé digerir esto, creí que todo había quedado en el pasado, que jamás volveríamos a ver su rostro —comenta con un hilo de voz.

    —Yo esperaba lo mismo —dice muy bajo. Yuri iba a preguntar sobre lo que había dicho, pero él se adelantó— ¿Te dijo algo?

    Yuri se mordió el labio y negó.

    —El imbécil simplemente nos miró como el idiota que es por varios segundos y después se marchó —Gruñe, negándose a aceptar que él también se a quedado mirándolo idiotamente—. No estoy seguro que pasó por su mente al vernos, pero la mirada que me dedicó Isabella... —se lleva las manos al cabello y lo jala con desesperación— ¡No puedo con esto, Beka! ¿Y si ella se dio cuenta?

    —¿Y que si lo hizo? —Pregunta tranquilamente el kazajo.

    —No lo sé... Podrían hacernos algo. Nico y yo hemos logrado tener una vida plena a pesar de todos los problemas que hemos tenido —deja caer las manos sobre la mesa— ¿Y si tratan de separarnos? Beka, yo no podría... No quiero.

    —No pueden hacerlo —dice con tal seguridad que Yuri lo cree nada más de oírlo—. No voy a permitir que tú y Nico sean separados o agredidos de ningún modo.

    Motivado por el calor y la esperanza que transmitía el contrario, Yuri toma sus manos y las aprieta.

    —Muchas gracias —Susurra

    En ese momento la mesera llega con sus pedidos, azotando la taza de chocolate blanco que había pedido el rubio y que no hace más que enojarlo más.

    —¿Qué harás si Jean te pide verlo o acercarse a ustedes? —Pregunta el moreno después de que Yura se desahoga de la mesera nuevamente.

    —Eso también me tiene confundido, por mi le puedo decir que se vaya a la mier... —Se detiene al sentir la mirada sería de Otabek—, pero sé que Nico tiene la curiosidad de saber quién es su padre y no podré protegerlo de la verdad.

    Otabek decide ser él esta vez quien lo toma de las manos en un cálido apretón que le da seguridad al contrario.

    —No te preocupes, decidas lo que decidas yo te apoyaré. Y sé que Yuuri y Víctor también lo harán. No estás solo.

    —Gracias —susurra con la garganta cerrada—. Aunque esperaré a que sea Nico quien me pida verlo o al revés. No quiero ser yo quien tome la iniciativa.

    —Y también estaremos ahí para apoyarlo para cualquier cosa —agrega Otabek con una pequeña sonrisa—. Quiero mucho a Nico y no dejaré que le hagan daño, ni a ti tampoco.

    Deja un pequeño beso sobre su dorso, logrando que Yuri se ruborice un poco.

    —De verdad te lo agradezco, Otabek —dice retirando la mano poco a poco, evitando ser brusco. Le es extraño compartir momentos tan íntimos con él a pesar de la promesa que se hicieron—. Será mejor apurarnos, no quisiera dejar a Nico más tiempo —Dice tomando su chocolate y desviando la conversación a la competencia que había tenido esa día el kazajo.

                            ⊱•••━━━━━━《 ✮ 》━━━━━━•••⊰  

    Continuará.

    Previous     |      Next

    View Full
  • aniram-lynx
    10.10.2020 - 1 year ago

    Ain’t Nothing Wrong With That

    ❥ Au escolar

    ❥ Yuri on Ice

    ❥ Otabek x Yuuri Katsuki

    ❥ Género: Romance | Drama | Omegaverse | Escolar

    ❥ Capítulo 27

    Es extraño volver a casa a pesar de que llevo poco tiempo que salí, sólo me hace sentir alguien ajeno. Desde que sabemos del embarazo, mamá insiste en que nos mudemos con ellos a vivir, pero nunca accedo a ello. No entienden que debo comprar mis propias cosas con el dinero que gano, pero eso no les importa. 

    Yuuri se siente maravillado con esa casa enorme, sobre todo por las antigüedades que hay en el lugar. Esta casa me parece que fue de un tatarabuelo de parte de mi padre y se ha heredado de generación en generación y mi padre amenaza en que esta casa será mía en algún momento. 

    Mamá nos recibe con los brazos abiertos y nos dan muchos besos en las mejillas, mientras que papá nos da palmadas sobre la espalda. Eso sí, no dudan en querer acariciar el vientre de Yuuri, cosa que a veces a él le molesta. 

    —Quisiera que me dijeran que va a ser mi pequeño nietecito, quiero prepararle una habitación y no quiero pintarle de amarillo, es un color feo –comenta mamá.

    —Insisto, es una niña —se acerca una voz. 

    Encontramos a Mari Katuki venir del comedor, vistiendo siempre elegante y a su lado Minami. No me debería sorprender si ella es la que ha estado moviendo las cosas para nuestra boda a pesar de que fuimos nosotros los que pagamos. 

    —No entiendo por qué nos pidieron venir hasta acá cuando bien que queríamos algo sencillo —gruño un tanto molesto y cansado del viaje—. Además, Yuuri no puede estar agitándose por el embarazo. 

    —Tranquilo, todo está bien —dice mamá con una sonrisa—. Y escogimos que fuera aquí porque invité a toda la familia para que celebrará tu boda. 

    No sé porque sabía que eso pasaría y aún así logra sorprenderme mucho. noto que Yuuri está algo inquieto por ello y a la vez algo triste, creo que ya sé que es lo que pasa por su cabeza.

    —Tranquilo, no son malas personas —lo animo. 

    Sólo asiente, lo noto muy serio y pareciera que incómodo. Anuncio que nos iremos a descansar en la habitación porque Yuuri lo necesita, dándose cuenta los demás presentes que es una excusa. 

    Llegando a mi habitación, me percato que la cama individual es reemplazada con una matrimonial y hay hasta un pequeño cunero. Sólo suspiro profundamente, mi mamá tiene que ver en esto. 

    Nos sentamos sobre la cama, siendo Yuuri el que se recuesta sobre la superficie de la cama, soltando un suspiro más largo. Acaricio sus cabellos color azabache, pasándolos entre mis dedos.

    —¿Qué sucede, Yuuri? —pregunto.

    Suspira profundo y busca mis brazos para que lo envuelva por completo y podamos acostarnos juntos en la cama. 

    —A veces quisiera decirles a mis padres que me voy a casar con el amor de mi vida, que estén presentes conmigo —suena con un hilo de voz—. Pero estoy seguro que se sentirán decepcionados de mi por las decisiones que he hecho, como dejar la carrera y embarazarme a corta edad. 

    —¿Yo soy una mala decisión? —pregunto.

    Niega con la cabeza y se aferra a mis manos, dejándoles un pequeño beso en el dorso. 

    —No, para mí no lo eres. Eres la mejor decisión que he tomado en mi vida —sonríe levemente—. Pero mis padres son más estrictos, todo lo ven mal y por ser un omega creen que no debo andar haciendo estas cosas. 

    —Invita a tus padres y les diré que estás en buenas manos, que somos felices —acaricio su barriguita, recibiendo un leve golpe de Midna—. Hasta nuestra bebé les dirá que ella es feliz por tenernos a nosotros como sus papis. 

    —Ha estado muy inquieta, cada vez esas patadas me duelen más —comenta Yuuri sobándose el vientre— Se los diré cuando me sienta listo, mientras tanto... nos vamos a casar.

    Beso sus labios delicadamente, sonriendo levemente después de ello. 

    —Sí, nos vamos a casar mi amor. 

    Estando más tranquilos, nos dejan ver las invitaciones de la boda. Es en una hoja tipo opalina gruesa con una trifuerza en medio. Al abrirla, siento como mi corazón da un vuelco al ver que dice: 

    “Nuestra Boda.
    Otabek Altin y Yuuri Katsuki
    13 de Septiembre”  
    Nos vamos a casar pronto. 

    Por desgracia, no sabemos que es lo que encargaron para la comida ni el pastel, todo lo están haciendo en secreto para nosotros. 

    A dos días antes, llegan nuestros amigos JJ y Yurio. El rubio se nota completamente diferente, ya es un gatito salvaje e incluso no es tan gruñón como antes. 

    —Ya has domado al gato —le digo a Jean mientras le doy una cerveza. 

    Ríe levemente por mi comentario. Mientras le hacen la prueba de vestuario a Yuuri, JJ y yo decidimos venir al jardín a tomar unas cervezas al lado de la alberca. I

    —No sabía que eras un príncipe —agrega el idiota. 

    —Sí claro príncipe, no estaría trabajando en un museo y dando clases en las mañanas —agrego torciendo los labios. 

    —Eso es lo que dices, pero sé que eres tan obstinado que no aceptarás nada de la ayuda que te otorgan tus padres y ni siquiera la herencia —dice el alfa mientras se deja caer sobre un inflable de alberca. 

    Tuerzo los labios, sabiendo que tiene razón. 

    —Mejor dime cómo les va en su nueva vida, ¿ya planean tener cachorros? —pregunto.

    —Oh, eso está planeado dentro de unos años. Por ahora Yuri es feliz en la carrera de fotografía y trabaja en un estudio con un chico llamado Georgi Popovich, parece que conoce a Katsuki por un comentario que nos hizo al ver una fotografía que le tomó Yura.

    Ah sí, no lo recordaba. Yuuri lo conoció en las montañas y tuvo que pedirle un favor para quitarse de encima a Víctor (cosa que me dijo después de que se salió de la escuela)

    —Lo invité a la boda, él tomará las fotografías como regalo de nosotros —agrega el canadiense. 

    Sonrío levemente. Todos ponen un granito de arena en esta boda y eso nos alegra mucho a Yuuri y a mí.  

    Yuuri y Yura se acercan a nosotros para convivir un rato, tienen mucho que no nos vemos y nos hace falta disfrutar como amigos. 

    —Si vieran como mi mamá enfureció el día que me escape de la casa y fue a buscarme hasta donde vivimos nosotros —cuenta Yurio antes de beber un poco de cerveza—. Decía que me iba a mandar con el idiota de mi padre y le dije “si no te vas, llamaré a la policía por intento de robo”, no he sabido nada de ella desde entonces. 

    Reímos todos, me encanta la idea de que estemos aquí y podamos disfrutar nuestra compañía.

    —Ahora si eres un Cerdo, parece que te has comido al bebé. Espero que no le pongas Katsudon —dice el rubio tocándole la barriga.

    —No, no, no —ríe el menor—. Y es común que engorde porque hay un bebé creciendo en mi. 

    Nado hacia él y abrazo su cintura, dejando mi cabeza sobre su vientre. No puedo dejar de amar esa pancita pateadora.

    —Nuestro cachorro —susurro.

    —¿Y ya saben que es? —pregunta JJ.

    —No~ —hablamos en coro.

    Debe seguir siendo un misterio en cuestión del sexo de la bebé. Quieren hacer una despedida de solteros a ambos, pero ninguno de los dos quiere dicha fiesta. 

    Además, no es como que puedan hacer mucho, somos muy pocos y no quisiera a mis padres en la fiesta, sería incómodo si ponen juegos. Terminamos aceptando una cena preparada por Minami y mamá, cocinaron deliciosos platillos.

    —¿Y qué planean hacer ustedes? ¿Se casarán? —le pregunta Yuuri al rubio.

    El rubio dirige la mirada hacia Jean, quien está completamente perdido platicando con Mari. Suelta un enorme suspiro y se cruza de brazos.

    —Aún es difícil pelear con fantasmas del pasado —dirige su mirada hacia la ventana—. Asegura no extrañar a ese tal Seung Gil, pero… —muerde su labio—. En uno de sus libros encontré una fotografía en la que están ellos dos, son como de esas máquinas rápidas que sacan muchas fotografías instantáneas.

    Yuuri y yo tenemos la cara llena de sorpresa, no creíamos que aun a pesar de que viven juntos aún estaría extrañando a Seung Gil. Una pequeña lágrima sale de su ojo y esta desaparece de inmediato.

    —No le dije nada y creo que tampoco sospecha de que sé que la mira cada vez que abre ese libro.

    —Yuri…

    —¡Hey, Yura! ¡Cariño! —le llama JJ al rubio—. Mari quiere saber unas cosas, ¿puedes venir?

    Él solo asiente y se aleja. Yuuri y yo nos quedamos preocupados por esa incómoda situación, sólo espero que las cosas no empeoren y que puedan ser felices.

    —Espero que no salga lastimado Yuri, ama a Jean con todo su corazón —dice Yuuri.

    Asiento levemente.

    Iba a decir algo, pero Minami aparece con una bandeja de sushi para ofrecérselo a nosotros, la cual desaparece de sus manos al ser arrebatada por Yuuri.

    —El cachorro necesita esto —dice Yuuri con una sonrisa—. Y seguro que no será suficiente para nosotros. 

    —Por cierto, Otabek —se acerca JJ con una cerveza en mano—. Esta noche no pasarás con Yuuri si no conmigo. 

    Todos los miramos de manera extraña, hasta me siento raro con eso. Hasta Yuuri se aferra de mi brazo para decir que soy suyo. 

    —Tranquilo, me gustan los omegas como mi Yuri —ríe—. Sólo es para que no veas a tu amado hasta en el altar. 

    No, todo menos eso. Yo no puedo dormir sin mi amado Yuuri. Y por lo visto no le gusta nada de nada la idea de que tengamos que separarnos porque se aferra a mi brazo. 

    —Normalmente debería de ser así —agrega Mari con una sonrisa—. Se verán mañana y con más gusto.

    Y sin poder discutir donde debemos dormir me separan de mi cerdito. Él y Yuri se duermen en mi cama y yo voy con JJ al cuarto de visitas. Y aunque somos dos alfas que tenemos una amistad muy profunda, me siento extraño acostarme a lado de él, por lo que pongo una barrera de almohadas.

    —Yuri anda un poco raro conmigo —confiesa el moreno.

    ¡Oh no! Aquí vamos. 

    —¿Por qué lo dices? 

    Jean se gira sobre la cama para verme a los ojos y tuerce los labios. Ya sé por dónde va esto y no me agrada nada.

    —Cree que soy un idiota distraído que no se da cuenta de las cosas, sé que vio la foto de Seung Gil entre mis libros —continúa.

    —¿Y por qué tienes algo así? Creí que habías cortado todo lazo con él incluyendo tirando las fotografías —continúo.

    Ahora mira hacia el techo para buscarme el pretexto más estúpido que pueda existir porque yo no veo otra explicación lógica.

    —No creas que estoy aún enamorado de él, es sólo que…

    —No es grato y lo sabes, ¿Qué harías si encuentras una fotografía de su pareja pasada?

    Aprieta los labios y el disgusto se refleja en su rostro, sin embargo no dice nada. Suspiro profundamente y decido darme la vuelta para darle la espalda.

    —Eres un Idiota, como no va a estar raro —me tapo por completo hasta el cuello—. Y si no te importa, quiero dormir porque mañana me voy a casar.

     Esa noche fue la más larga para mi, dormí por ratos y luego me despertaba, sumando que Jean se cree motociclista y roncaba demasiado. Quién sabe cuántas veces lo golpeé para que dejara de hacerlo. No sé cómo es que él y Yuri pueden dormir juntos, mi Yuuri no ronca.

    En la mañana entra mi madre llorando junto con papá, algo que no entiendo por qué.

    —¿Murió la abuela? —es lo primero que se me ocurre.

    —No, Idiota —me golpea mamá—. Lloro porque estoy feliz, porque te vas a casar. Cada vez creces más y pronto tendrás un bebé y… —esconde su rostro en mi cuello y comienza a llorar. 

    Papá se acerca a dar una palmada sobre mi hombro y la otra la coloca sobre la espalda de mi madre.

    —Siempre nos demostraste que eres capaz de muchas cosas, hijo —dice con una pequeña sonrisa y conteniendo las ganas de llorar—. Deseo de corazón que tu matrimonio con ese chico sea de maravilla. 

    Ahora soy yo el que quiere llorar, ahora entiendo porque dicen que en las bodas hay muchas lágrimas. Abrazo con fuerza a mis viejos y no dejo de sentirme tan agradecido de tenerlos conmigo. 

    —Gracias por todo lo que hacen por mí, el apoyo y el cariño que me brindan —susurro. 

    —Sé que te enoja que te apoyemos y que quieres hacer las cosas por tu lado, pero es momento de que comience a pasar mi herencia —dice el hombre mayor. 

    Me sorprende mucho e incluso siento un golpe en el estómago, ¿por qué haría semejante cosa? Mi papá se da cuenta del rostro que tengo y se ríe. 

    —No me voy a morir, sólo que tu madre y yo decidimos esto y creemos que para nuestra jubilación sería irnos a viajar por el mundo —dice mi padre con una sonrisa. 

    Escuchar eso me relaja mucho, al menos tengo a mis viejos para un rato más y me agrada la idea de que viajen por el mundo, su misma empresa puede cubrir esos gastos. 

    —Menos mal, ya andaba pensando en cáncer o cosas así —gruño.

    —Aún tendrás a tu viejo por un rato más, recuerda que los Altin tenemos una gran salud —dice entre risas. 

    Después de charlar con mis padres, desayunamos juntos en la habitación y corremos a Jean para que se vaya a desayunar con los demás, pues queremos un momento en familia como cuando era un niño y nos sentábamos en la cama mientras veíamos alguna película. 

    Terminando el desayuno me obligan a tomar un baño largo en el jacuzzi de la habitación de mis padres porque mi amado Yuuri está en mi habitación arreglándose (si, también tiene un Jacuzzi).

    El traje lo escogió mi mamá, es un smoking color negro con un saco blanco y corbata oscura, algo que me queda. Lo único que es incómodo son los zapatos, pero por suerte traigo unos converse nuevos que compré antes de venir y me lo cambiaré después de la ceremonia. 

    Mamá insiste en querer peinarme, pero no la dejo porque quiere aplastarme el cabello sobre la cabeza y me veré como un idiota. 

    Siendo el novio el primero en bajar, continuó con esa tradición y noto desde las escaleras como han adornado, muchas flores blancas y cintas de un tono rosa muy suave. Mamá no ha escatimado en los gastos de la boda. 

    Escucho como aplauden desde el pie de las escaleras al verme y eso me pone algo nervioso, no sé qué hacer. Al bajar me abraza mi mamá una vez más y besa mi mejilla con ternura. 

    —Estoy muy orgullosa de ti, mi amor —dice con pequeñas lágrimas en sus ojos.

    —Gracias mamá —le dedico una sonrisa.

    —Luces muy guapo, me recuerdas a tu padre cuando nos casamos.

    Eso me pone un poco nervioso y hasta incómodo, incluso la sangre se sube a mis mejillas. Mamá se ríe y sólo me da unas palmadas en el hombro. 

    De las mismas escaleras va Minami bajando con una enorme sonrisa, parece un niño feliz con un dulce en la mano. 

    —Yuuri ya está listo —dice con una sonrisa de oreja a oreja.

    —En ese caso, debemos pasar al altar donde nuestros invitados nos esperan —agrega papá.

    El altar lo colocaron en el jardín trasero, el que reemplazaron los camastros por sillas y un enorme arco nupcial decorado con rosas blancas. 

    La mayoría de la familia está aquí, tíos, abuelos y algunos primos. Yuri y JJ están en el arco esperando por nosotros, pues ellos son nuestros padrinos. 

    —Ya es la hora —sonrío. 

    Yuri observa a los invitados y hace una mueca al ver uno en especial. Lo reconozco por las fotos que he visto en el celular de JJ y va a lado de esa persona que también la conozco por Yuuri. 

    —¿Qué hace él aquí? —gruñe.

    —Tampoco yo lo sé —JJ se nota completamente perplejo.

    —¡Yo no…!

    La música nupcial interrumpe lo que iba a decir Yuri, pero por el rostro que tiene se nota muy furioso.

    —Me vas a escuchar más tarde —masculla el rubio.

    A JJ no le da tiempo de decir algo porque en ese momento entra mi amado novio caminando a lado de su hermana mayor. Todos los invitados se levantan para recibirlo. 

    Mi amado Yuuri, el amor de mi vida luce precioso con ese atuendo. El usa un un shiramuk completamente blanco, cosa que le hace ocultar su pancita. Se ve tan radiante y al vernos a los ojos no dejo de sentir una gran emoción en mi corazón, una calidez que desborda y recorre todo mi cuerpo. 

    Siento el deseo de poder correr e ir a abrazarlo con fuerza, pero mis piernas no dejan de temblar y debo continuar con la ceremonia. 

    Al llegar frente a mi, me dedica una sonrisa muy grande que provoca que no respire más.

    —Ya estoy aquí —dice. 

    Tomo sus manos y las beso con delicadeza, logrando ruborizar.

    —Casémonos, Yuuri.

    El asiente. 

    La ceremonia comienza con el discurso típico del juez, invitando a todos a que escuchen atentos a la unión de dos seres que se aman con el corazón.

    Mi corazón no deja de latir con mucha fuerza en mi pecho y estoy seguro que Yuuri siente esa misma emoción. Espero no equivocarme con los votos que he estado estudiando desde que le propuse matrimonio a Yuuri.

    —Yo, Otabek Altin, prometo amarte y cuidarte como mi esposo en la salud y en la enfermedad, nos apoyaremos uno al otro y no dejaremos que ninguno caiga. Te amo como nunca antes lo he hecho y quiero que permanezcamos juntos hasta que la muerte nos separe.

    Veo unas pequeñas lágrimas resbalando de los ojos de mi novio. 

    —Yo, Yuuri Katsuki, prometo amarte y cuidarte como mi esposo en la salud y en la enfermedad, siendo el pilar más fuerte de tu vida como tú eres para mi, seremos un gran equipo y siempre vamos a salir adelante como grandes esposos y compañeros de vida. Te amo con todo mi corazón y estaremos juntos en toda la eternidad.

    Ahora soy yo quien quiere llorar y querer abrazar con fuerza a mi esposo. 

    JJ y Yura nos entregan los anillos a cada uno para colocarlo al otro. No había visto el diseño de los anillos, pero cada uno tiene una trifuerza grabada y dentro dice “It’s dangerous go alone, take this”. 

    —Para concluir esta ceremonia, yo declaró a este alfa y a este omega como almas gemelas. Pueden besarse.

    Acerco a mi esposo hacia mi, tomándolo de la cintura y no dudo en darle un gran beso con tanta pasión y ternura. Ahora somos esposos y nadie puede tratar de quitármelo, es mi Yuuri y de nadie más.

                                      ━━━━━━✧❃✧━━━━━━

    Continuará.

    Previous    |     Next

    View Full
  • lxn-iris
    25.04.2020 - 1 year ago

    vengo a interrumpir la programación para pedir conexiones con mis bbys :-9

    primero que todo, hice una lista de conexiones que espero dejar llenita jj segundo de todo, mi nombre es moony y vengo a ofrecer a esta morrita (iris) y a mi otro morrito (tristán) que le hice un post aparte just bc i can.

    ahora sí.

    1. iris león tiene 21 años y está muy chikita. trabaja en la heladería creek y le gusta pintar así que se la van a encontrar en una de dos.

    2. lleva viviendo en el pueblo desde como los 14 años y no se va a ir pronto.

    3. es una bola de energía cargante, pero con buenas intenciones i promise. en general very nice y friendly, pero siempre estoy buscando drama para ella jj

    4. estuvo en el club de teatro y sus papis son profes, así que podemos armar algo x ahí (también le cobra menos a los clientes amables).

    5. sólo me queda agregar la app que i promise es cortita  ❀ ❀ ❀

    #hola!! #no sé hacer estas cosas #m perd0nan¿ #◜✦ 𝒃𝒆𝒂𝒖. ─ ooc◞
    View Full
  • youllneverknowrac
    16.04.2020 - 1 year ago

    Oscar Diaz-One down

    (Momma Bear Series)

    For @thiccboycalum

    “I just don’t want him to leave.” You cry, Oscar holding you to his chest and rubbing your back.

    “Mami, the campus is literally only 45 minutes away.” Oscar says not being able to hide the amusement in his voice or the chuckle that escapes,”I’m sure Junior will be here every weekend for you to baby him some more.”

    “It’s not funny.” You whine and pull away from him, a old baby picture of your first born in the hospital on his birthday held tightly in your hand,”He’s been with me since I was 16. He was all of my first mommy moments and it’s not going to be the same with out him.”

    “I’m going to miss him too, but it’s time to let him go be his own person. Don’t be upset mi amor. He’s still our little JJ.” Oscar sighs and looks down at the picture with you, memories coming back to the both of you.

    ~

    “I’m going to take care of you.” Is all your boyfriend keeps saying as you cry in his arms,”And the baby.” He reassures, trying time calm you down after your parents kicked you out after discovering their 15 year old daughter was pregnant by a 16 year old gangster,”You’re going to stay with me, have our baby, and focus on finishing school. I got you every step of the way, you don’t gotta worry about nothing. I’m going to be the best father and boyfriend ever, ima step up for mines.”

    “I know you are. I don’t doubt any of what you just said, I mean look at Cesar. He’s the perfect six year old and you already are the best boyfriend.” You say and wipe your eyes,”I just can’t believe my own parents kicked me out like that. Like I’m nothing.”

    “Fuck them. Me, Cesar, and this baby are your family. Our family.” He says and cradles your face in his large hands, making you look up at him,”I know we’re young but we’re gonna flourish in this life mamita. I promise.” He smiles,”Fuck our age, we are going to kill this parent shit.”

    You grin, his words making you feel better,”We are.” You agree

    “Exactly so come here and give me a kiss.” He says, you happily oblige and stand up on your tiptoes as Oscar pulls your face to his. Your gut telling you not to worry and that the universe will bless you with everything and then some in perfect timing.

    You’re gut being right when you got your first blessing a few months later, just after your 16th birthday. A perfect baby boy sitting in your arms, and you in Oscar arms. Cesar staying with the Martinez’s and checking in every hour.

    “I can’t believe he’s here.” You happy cry,”We have a baby.”

    “We created something so hermoso. We did that. Us.” Oscar grins

    “We did and Cesar is going to be so excited when he meets him.” You smile,”I can’t wait until we’re all home together.” You say, Oscar kissing the side of your head in agreement.

    ~

    “It doesn’t even seem like that long ago.” You tell Oscar as you shake your head to clear all the flooding memories, leaning over to set the picture down on the nightstand. Curling back into Oscar’s side after and leaning your head on him,”Crazy how time just flys by like that.”

    “It is.” He sighs contently,”I just gotta know, did I keep my promise? Is our life together what you imagined it to be?” He asks, knowing the obvious answer but still wanting to hear you say it.

    “Oh it’s flourished papi.” You laugh and lean your head up to peck his lips,”More than flourished.” You mumble before pulling away, Junior barging in the room with out knocking.

    “I need help with some last minute paper work for school. Please help.” He says frazzled and sits on the end of the bed, rambling as he reads over a few different sheets. You and Oscar both smiling at each other, before scooting down and sitting on either side of him. Taking in all the final moments you could get with him before your first little cub leaves the pack.

    #on my block imagines #netflix on my block #omb#omb imagine #oscar diaz x reader #oscar diaz #spooky x reader #spooky diaz
    View Full
  • youllneverknowrac
    15.04.2020 - 1 year ago

    Oscar Diaz-Birthday Bash Pt.2

    (Momma Bear Series)

    When you finish getting dolled up, a breezy summer dress now on your body you head to the back yard, all of your kids outside helping Ruby decorate the backyard, including Cesar. Minus Alexander of course who sat happily in Jasmines arms as she watched her boyfriend command everything into perfection. Oscar working on firing the grill up.

    “Hey girl, you look good.” The still crazy outgoing girl, now women compliments when you walk up to her.

    “Thanks, so do you. Love the earrings. So where’s Monse?” You ask as you take a seat next to her,”Jamal?”

    “Jamal is showing up after he gets off of work and Monsé couldn’t couldn’t make it. Something about her dad and his ankle this morning, I don’t know.” She shrugs, making faces down at Alex.

    “That’s too bad.” You say sadly,”I’ll ask Cesar to find out what exactly happened.” Looking around as your backyard is slowly getting covered inch by inch in party decor,”I don’t know why Ruby hasn’t become a official party planner.” You joke

    “Because I would go crazy with how stressed to the max he would be all the time. I don’t need that in my life and neither does nobody else.” She laughs, letting you think it over before agreeing with her statement.

    “Okay true.” You say, making small talk with her before your husbands voice grabs your attention.

    “Yo birthday boy! Bring daddy a beer.” You hear Oscar yell from across the yard, Angel sitting down and trying his best to blow up a balloon.

    “Uh no!” You call out quickly to him, standing up and doing it yourself,”Don’t have our three year old bring you alcohol.” You scold playfully as you shove the can to his chest when you reach him.

    “Aye, I’m fucking thirsty mama.” Oscar defends as he grabs the beer and pops the tab, the grill heating up,”Besides he’s a big boy now right? So I gave him a big boy task.”

    “You’re so annoying.” You laugh and turn to walk away, Oscar smacking your ass roughly,”Stop.” You squeal, running away to go make yourself useful. Oscar’s loud laugh filling your ears.

    “Hey boys.” You smile, watching as Cesar and Ruby secure the yellow plastic cover over one of the rental tables, your kids doing the same at another one.

    “Y/N.” They both say in unison, offering a smile to follow

    “Can I do anything to help out?” You ask

    “No. We got this.” Your brother in law says, Ruby holding his finger up in disapproval.

    “Actually, I noticed you guys didn’t have any dip or sauce for the snack table so if you could whip something up that would make everything look a lot more presentable. Thank you.”

    “Right. Dip, I’m on it.” You smile and wave them off, running inside as Jasmine follows in,”If you want to set him down, his rocker is in the living room.” You tell her, pulling out a large bowl from the cabinets.

    “I guess, he’s asleep anyway.” She says and puts him down before joining you,”Want me to help?”

    “Sure. I have a basket of avocados and tomatoes in the fridge, I may have some limes and cilantro as well.” You tell her, Jasmine nodding.

    The two of you work swift and quick around the kitchen, working as one and before you know it a beautiful bowl of guacamole is prepared. You glance at the clock on the wall as you make your way outside again, the party almost about to start. You admire the transformation in front of you, a huge grin on your face. The slide taking up most of your yard, a little kiddie pool set up for the younger kids, the speaker now blasting music, and baby shark decorations covering every inch.

    “Ruby!” You say happily as you set the bowl down outside near the chips,”Everything is so perfect. You’re the best.”

    “It was a bit of work, but I’m glad you like it.” He grins, fixing the collar on his button up shirt,”I’ll take my payment please. I’m now accepting cashapp as well.”

    “You can talk to my husband about that one.” Motioning over to him as he worked on filling large foil trays with patty’s and sausages.

    “I will do that...um no problem.” Ruby’s says and takes off in that direction, his fiancée following. Knowing that Ruby still had a unresolved nervous tick when it came to talking to Oscar sometimes.

    “Hey Uncle Cesar.” You call out as you walk over to sit by the kiddie pool, watching Angel play. The older boys already making use of the slides.

    “What’s up?”

    “Can you please go get your nephew from the living room and then come tell me why Monse hasn’t been coming around anymore?” You ask

    “Fine. Only cause I know you’re going to keep bugging me about it.” He groans, darting off inside the house.

    “Mommy? I want to go on the big slide.” Angel says from the pool,”But I’m a wittle scared.” He admits shyly

    “The slides for you papi. You don’t need to be be scared. Go ask Ant or JJ to help you, I’m sure they will.”

    “Okay.” He grins excitedly, pushing the curls off his face before he goes in search of his big brothers.

    One at a time, people start showing up to the party, Cesar joining you a few minutes later,”Had to change him, it was a messy one.” He says, handing over the fussy baby.

    “Thanks.” You smile and let Alex chew on your knuckle as he brings it to his mouth,”So where is your long time girlfriend at?”

    “She’s always busy with work and her dad, I don’t know. We’re just sort of drifting apart. That doesn’t mean she didn’t want to come today though, her dad messed up his ankle and she’s staying with him for a few days.” He explains, not being one to beat around the bush when it came to you.

    “Why are you letting it drift apart then stupid?” You ask him with a raised eyebrow,”You can’t let adult shit keep you guys from being together. You guys are endgame, like me and Oscar.”

    “I know, it’s just hard. And I don’t want it to be hard. I know we’ll get through it though, we always do. I just have to give her some space and she has to do the same for me. You know we’ve always been like that, it’s just how out relationship works.”

    “It shouldn’t work like that though. You guys are 24 now, it’s time to buckle down. Don’t you agree to some extent?” You say with a small smile,”I’m not trying to tell you what to do, but I’ve been in your life since you were 5. I care about you and love you. I just don’t want you to waste the best years of your life with Monse just for it to go no where, same for her. You both deserve a happy stable relationship.” A flashback popping into your mind of when you were 15 and Oscar brought you over to his house for the first time ever and you met a certain little Diaz brother.

    “I know hermana, and I appreciate it but I don’t want to talk about this. At least not today. Okay?”

    “Okay.” You sigh, changing your mood,”Now, go enjoy that really expensive slide with your nephews please. They missed you.”

    “Will do.” He smiles and walks around to join the boys.

    You sit back in the chair and enjoy the sun, watching as your back yard gets filled by the minute. Jamal managing to get off of work a bit earlier and picking up his growing family on the way, not really a surprise to you that he ended up being a young dad as well whenever Kendra got pregnant in their final year of college.

    “Is that the Mrs.Oscar Diaz?” You hear him joke as he walks over with a pregnant Kendra and two year old daughter in his arms.

    “Why yes it is.” You laugh and do a little shoulder shimmy. Standing up and placing Alex in the kiddy pool before you go over to hug the both of them.

    “How have you guys been?” You grin from ear to ear,”How’s the parent life treating you?” You ask along with a bunch of other questions, always having loved the chats you shared with them. They make conversation with you for a while before going over to sit with Ruby and Jasmine, their daughter now sitting in the pool with Alex and two other baby’s from the neighborhood. After asking one of the other moms to keep a eye on Alex, you walk back over to Oscar. Standing on the other side of the grill this time, not wanting to feel his hand on your backside again.

    “Where’s my food chef?” You joke as you push all of your hair to one shoulder.

    “Aye, I’m going as fast as I can mami. Lot’s of people asking me for food around here.” He says with a wave of the spatula, his forehead covered in sweat.

    “I’m sure Cesar wouldn’t mind taking over.” You suggest

    “Do you want our kids party to end in flames? He ain’t coming no where near my grill.”

    “You’re right.” You giggle in agreement,”But I think you’ve made enough to hold people over for a while.” You say after taking a look at both trays filled with meat,”Come enjoy the party. Please.”

    “Only for a bit.” He says, switching the fire off before coming around to join you.

    “Yay.” You cheer softly and wrap your arms around him when he’s in arms reach,”Let’s get some of the food you worked so hard on.”

    “Gladly.” He says and pecks your lips before releasing you and reaching for a plate as you do the same. Once the two of you are satisfied you go back to your original spot by the pool and take a seat, Oscar by your side as you both talk and eat. Him being the one to discard of the trash when you’re both full and have had enough. When he returns he has a crying Carlos in his arms, clinging to his neck.

    “Oh my god, what happened?” You ask quickly, letting Oscar place the six year old boy in you lap as you hold him to your chest.

    “He fell, got a little cut on his knee. He’ll be okay but he wanted me to bring him to you. He said he’ll believe he’s okay when you say it.” Oscar informs you as he sits back down,”Apparently I don’t know shit about cuts so he’s got to hear it from the expert. Which would be mommy.” He chuckles.

    “Shut up.” You say followed by a large eye roll before you cater to your son,”Does it hurt papi?” You ask him softly as you stroke his damp hair back

    “A little. Is my leg going to fall off mommy?” He asks, little sniffles still coming from him.

    “No. It’s not going to fall off.” You laugh and kiss his forehead,”You’re going to be all okay. I promise. Just sit with me for a few minutes and rest your leg. Then you can go play again, sound good?” You ask him

    “Sounds good.” He answers quickly and lays his head against you, letting you cuddle him. You know people loved to judge you about how you ‘baby’ your kids but you didn’t care. They were your baby’s and always will be. Oscar actually liking that you treated them with such love and affection since it was something he never had growing up,”I feel better mommy, can I go now?” He asks not even two minutes later.

    “Yes, just be careful.” You tell him seriously before letting him down from your lap, watching him take off back to the slide at a super speed.

    “Must be nice. I pick him up, clean the cut and put the bandaid on, but you get all the love and credit.” Oscar comments next to you, a grin on his face.

    “They are mommas boys, you should have gave me a girl if you wanted love and credit.” You smile and reach for his hand.

    “We still have a few years of trying left in us. We can always get that girl. Maybe I’ll have a gift for you tonight and she’ll get here sooner rather than later.”

    “Yeah right. The only person getting gifts is Angel and if your so called ‘gift’ ever comes near me again it better be wrapped. No baby’s here. Ever again.” You tell him seriously as you point to your stomach,”Five and done.”

    “Sure.” He says smugly, taking a sip from the beer can.

    “Damn right I’m sure. What the hell would we look like with six kids? Plus Junior is going to be 18 soon, we would have an adult for a kid and a newborn. You’re crazy.” You laugh

    “We would look like a normal Hispanic family and we wouldn’t have to pay for a babysitter.” He laughs in return,”Besides I’m not being totally serious, I’m just messing with you.”

    “Good.” You say and squeeze his hand,”I’m glad we’re on the same page. Now let’s cut the cake and then we can do presents.”

    “Yeah just what we need, more monster trucks and fake tools laying around the house.” Oscar laughs as he stands up, helping you to your feet. The present table over flowing with boxes and gifts bags.

    “I’ll just get rid of his old toys, he won’t even notice. I’ll get the baby and you go get the cake. Or do you want to switch?” You ask

    “Switch.” He grins, already walking past you to pick up Alexander. You smile and head inside, grabbing the cake and cupcakes, along with a lighter. Oscar loudly instructing everybody to gather around, Angel rushing to the center of the table and climbing up on the chair.

    “Cake! Hurry mommy.” He says excitedly with a clap of his hands.

    “I’m coming.” You tell him and you hurry over and set everything down in front of him, lighting the three candles before stepping back.

    “Nobody better smash his head into anything! Now sing!” Oscar quickly adds in before the famous birthday song commences, everybody keeping their hands to themselves when it comes to a end. A loud cheer erupts when he blows out the flame, Angel over joyed at this.

    You help pass out the treats, letting everybody have time to eat before moving onto gifts. The rest of the part continuing to be just as perfect and lasting until late at night. Most of the kids passed out in random places around your house as the parents enjoy themselves until you nicely kick them all out.

    ~

    “Thanks again for staying to clean up.” You thank Cesar at the door,”get home safely. Love you.”

    “Love you guys.” He says, heading to his car after and driving away. You yawn tiredly and lock up, the time reading a little past one in the morning now. The older boys just going to bed a few minutes ago, wanting to enjoy the slide for as long as they could since it was being picked up early in the morning. Angel and Alex already in your bed and absolutely drained from today’s activities.

    “I think that’s everything.” Oscar slurs as he comes in through the back door with another garbage bag filled with trash. He sets it down in the kitchen with all the others before stumbling towards you,”I’ll take it all out in the morning.”

    “That’s okay with me.” You giggle and help him walk to your guys bedroom,”Drank a bit too much huh?”

    “Just a bit.” He laughs,”But I still managed to clean the yard up pretty well.”

    “You did. I’ll give you that.”

    “I’m so tired mami, I need sleep.” He groans, kicking his shoes off and not bothering with his clothes as he goes over to the bed.

    “Careful. The boys are asleep already.” You remind him, already undressing yourself and pulling a t-shirt over your body, Oscar grumbling in understanding. Showering could just wait until tomorrow. You join them in bed, your eyes already closing before your head even hits the pillow. Today being long, hectic, tiring, and happy all rolled into one. Knowing that in just a few more months you would be throwing another party and then another after that. Which was all okay with you, you loved your boys and their birthdays were something you took pride in making special. This was the life you signed up for after all with five kids and what not.

    #on my block imagines #netflix on my block #netflix #oscar diaz x reader #oscar diaz#cesar diaz#jamal turner#ruby martinez#monse finnie#jasmine
    View Full