#pop Tumblr posts

  • (travis barker remix)

    #illenium#travis barker #good things fall apart #pop#rock#emo
    View Full
  • as the world flies by outside of my window

    View Full
  • #pokemon#pokemon cards#tcg#mitsuhiro arita #charmeleon (delta species) #pop series 5 #pop
    View Full
  • Machine, Dear - Killing Something That’s Already Dead (2012)

    View Full
  • Ooh, ah, we never get along
    I think, I think Drake got it all wrong
    Ooh, ah, I call you out again
    I think, I think I need some new friends

    New Friends - Maty Noyes

    #maty noyes#new friends #love songs from a lolita #music#pop #i think i need new friends
    View Full
  • #undergroundhiphop #pdx #atlanta #s #musicproducer #newyork #explorepage #reggae #singer #worldstar #life #trapmusic #radio #pop #beatmaker #musician #musicvideo #unsignedartist #boombap #bars #viral #song #dancer #whitespawnz #instagram #studio #photography #hiphopdance #losangeles #nightlife
    https://www.instagram.com/p/B5wc7n7Hzij/?igshid=qeuy5jbm7or7

    View Full
  • New music!!

    I’ll be listening to Harry’s new song & Camila’s album and doing a track by track review! Hopefully I’ll be able to post one of them tonight!

    View Full
  • #bear#treelo#ojo#pip#pop#tutter #Bear In The Big Blue House
    View Full
  • #bear#pip#pop #Bear In The Big Blue House
    View Full
  • La segunda edición del Buenos Aires Trap trajo a la mesa una serie de interesantes reflexiones. Ya asentado el movimiento en nuestro país, la vara continúa creciendo y la exigencia hacia los mejores artistas también. Crónica -sin los shows de Duki y Nicki Nicole, reseñados aparte- de una jornada en la que la intensidad física y la profundidad sonora compitieron mano a mano por el trono.

    image

    Si la primera edición del Buenos Aires Trap había sido la confirmación de que este nuevo movimiento musical y cultural iniciado en las plazas de Buenos Aires había llegado para quedarse, la segunda edición del junte de trap –y otras yerbas– más grande del país fue un contundente primer paso hacia una nueva etapa. Partiendo desde una mejor distribución general dentro del Hipódromo de Palermo (se unificó el largo corredor vertical frente al escenario), de un sonido global muchísimo más potente, de un escenario de verdadero primer nivel y de una apertura hacia otros géneros y estilos musicales, este muy intenso festival terminó por consolidar su lugar dentro de la escena masiva argentina.

    La elección de la palabra “intensidad” no es azarosa, ya que fue la característica principal de una larga jornada que se extendió desde las doce del mediodía del sábado hasta casi las dos de la mañana del domingo. Con el camino hacia el escenario pavimentado de activaciones por parte de los grandes sponsors y de stands con merchandising oficial –marca de crecimiento exponencial y también señal de alerta–, los primeros en llegar tuvieron la posibilidad de entrar en calor con el eclecticismo sonoro de Sofía Hervier, el clasicismo minimalista de Lautaro LR, el alma cien por cien latina de La Queen y el rap crudo traído a la mesa por los desfachatados Dillom + Muere Joven.

    image

    Con la nave central del Hipódromo de Palermo ya repleta, un Seven Kayne con un severo malestar estomacal dejó literalmente el cuerpo en una de las mejores presentaciones del día. Mostrando una elevada capacidad tanto de agite como de contemplación, Joaquín Cordovero agregó a la mezcla original de trap y rap pizcas de pop post-2000, música electrónica y hasta de rock. El hecho de que haya dedicado una gran porción de su show a colgarse la guitarra y tocar canciones por completo acústicas marcó una diferencia importante respecto de casi todos sus colegas, dejando en claro que los géneros y estilos más clásicos pueden combinarse sin mayores problemas con los sonidos que dominan la actualidad.

    Directo desde el corazón profundo de Chile, aunque sin muchos conocedores de su música entre el grueso del público, Polima West Coast & Young Cister encendieron de forma definitiva al recinto de la mano de beats muy ácidos y de un empuje físico que dejó en un segundo plano a las insólitas fallas en ambos micrófonos. Los Brokeboyz hicieron gala de una amplia gama de recursos, apoyándose en el hip hop ochentoso, en el gangsta rap y –estructuralmente– en la combinación entre analógico y digital que planteó en su momento el nü metal. Con la plataforma prendida fuego, Dak1llah saltó directo a las llamas sin ni una pizca de auto-tune y acompañada por guitarra, batería y bajo; aunque la faceta latina poco a poco comienza a ganar un lugar central dentro de su universo sónico, Morena Jabulij sostuvo la bandera del soul y el R&B muy alta en el cielo y también se acercó con muchísima naturalidad al pop más radial. En uno de los pocos shows en los que el agite y el vértigo no fueron las características principales, Dak1llah hasta se dio el lujo de lanzar un breve freestyle en el que probó que alcanzarla es una tarea más que compleja.  

    image

    Luego de que Facu Ballve –uno de los creadores de la escena, prócer absoluto– saludase al público a pedido del siempre incansable Coscu y hasta regalase algunas remeras de su productora, Anestesia Audiovisual, el uruguayo Pekeño 77 tomó por asalto el Buenos Aires Trap haciendo de la palabra “intensidad” una forma de vida. Si existen carencias técnicas (algo excusable, pues el trap va mucho más allá de eso), no hay nada mejor que dar un recital que entienda y refleje por completo la esencia del festival en el que se encuentra insertado. Beats filosos y pesados, un flow lisérgico y un manejo supremo del escenario que tapó cualquier consideración estrictamente musical: una inyección de locura en estado puro, que incluyó un intercambio letal con el infalible Homer El Mero Mero (“Detenido”) y dos épicas zambullidas que ayudaron a consolidar el ambiente de cara a la segunda mitad del día.

    Tal como la presencia de Malajunta Malandro el año pasado, la presencia de Sara Hebe marcó algo por completo diferente a la norma: luego de manifestarse en contra de la represión en Chile y del golpe de estado en Bolivia, Sara Hebe Merino trajo mucha potencia bailable con su peculiar cruza entre cumbia y hip hop, aunque sin descuidar los flancos del reggaetón, el rock y el sonido originario de América Latina. Sin que mediase mucho tiempo, Alemán salió enfundado en un traje de piloto (edición especial de Supreme, claro) al grito de “llegó El Patrón” para traer el barrio profundo de México directo al gran escenario; a puro hip hop clásico con pinceladas de rap, boombap y mucho scratch, puso a la multitud a saltar en otra demostración de corporalidad absoluta. La química plena, ágil y artera con MC King marcó el ritmo de su setlist y definió uno de los grandes momentos del Buenos Aires Trap, siendo muy destacable el hecho de que en ningún tramo utilizó ni el voice over ni el auto-tune para impulsar un sonido que superó con creces el límite del decibel.

    image

    Bizarrap tuvo la posibilidad de probarse en vivo con un híbrido entre DJ set y performance con invitados, algo que generó euforia más que nada entre la franja que va de los 15 y 18 años, pero que exhibió las grietas de un proyecto que funciona mejor en el estudio. Los invitados no estuvieron en su mejor forma salvo un muy jugado Alemán y un aceleradísimo Kiddo Toto, hecho que desperdició por completo la telaraña de texturas digitales (trap, rap, EDM, acid house y dubstep a la orden del día) y la caótica pared sonora construida con mucho cuidado por Gonzalo Conde. Mientras el sol seguía brillando, Lucho SSJ demostró todo lo que ha avanzado en estos primeros años dentro de la escena; un flow siempre cadencioso, sobriedad sobre el beat y un timing interesante más allá de algunos baches que surgieron en los momentos de mayor vértigo. Orillando entre el gangsta trap y el trap latino, esta vez no se apoyó en los nombres de peso que lo han apadrinado, comenzando de a poco una nueva etapa que seguramente lo catapulte aún más alto.

    La presencia de Delaossa tal vez haya sido la más desaprovechada del festival, pues el nulo conocimiento entre el público de sus canciones hizo que su paso fuese menos contundente de lo imaginado. Representante del hip hop y el trap más clásicos de España –contracara del estilo visual e ideológico más banal y superficial de compatriotas como, por ejemplo, C Tangana– repartió una buena cantidad de rimas filosas y una sucesión de beats artesanales muy pesados, fríos y oscuros que agitaron el avispero. Fiel a la calle donde se crió, El Joven De Niro siempre puso al barrio y a la clase obrera por delante de todo, probando que la autenticidad y el apego a las raíces son todo lo que se necesita para ser el verdadero rey de reyes. Por su parte, Bhavi resultó ser otro de los distintos de la jornada: sin perder un pulso frenético, colocó en su gran olla al emo pop, al dark pop, al dubstep, a la electrónica y al dembow, destacándose también por un muy fino uso de las pantallas. La explosión de bajos y la distorsión presentes en “Mojaa” generaron un delirio colectivo que bien puede servir como explicación de por qué la escena del trap ha reemplazado simbólicamente al rock en el imaginario colectivo de los más jóvenes.

    image

    El show de Ca7riel y Paco Amoroso fue otro de los puntos más elevados del Buenos Aires Trap y no solamente por el maximizado nivel de intensidad que se vivió de principio a fin. Aún con ciertos momentos de tensión –Paco miró fijo a un espectador que le lanzó un botellazo y por poco no se tira a buscarlo– lo hecho por uno de los duetos más calientes del mercado fue impresionante: la introducción al mejor estilo big band de jazz por parte de la ATR Band sirvió como preludio perfecto para un show donde lo analógico venció casi por completo a lo digital. Más allá de lo que generaron con su constante y desquiciado movimiento sobre las tablas, fue muy interesante el hecho de que pudiesen hacer fundir con tanta eficacia al rap con géneros hermanos y primos como el rock clásico e industrial, el funk, el blues, la psicodelia sesentosa y el heavy metal. Los alaridos de Ca7riel oscilaron entre lo hardcore y lo tribal, condimento ideal para un Paco Amoroso deluxe que se encargó de llevar adelante los momentos más melódicos de cada canción; del neo soul de “Ouke” a la muy perturbadora y profunda oscuridad pesadillesca de “Ola Mina XD”, el paso de estos outsiders por el Buenos Aires Trap los definió como los líderes de la próxima revolución y como los dueños de ese marcador que hoy por hoy dibuja y des-dibuja  los límites sonoros.

    Neo Pistea no le sacó demasiado jugo a una noche que, a pesar de todo, fue consagratoria por varias cuestiones específicas. Merecedor de un horario central, utilizó uno de los mejores juegos de visuales y volvió a mostrar que pocos se mueven sobre las tablas y manejan al público como él. Durante poco menos de media hora, disparó casi sin pausa una andada de hits con predominio de pista y en los que lo físico volvió a ser el eje: “Messi” llegó entre imágenes del homenajeado, mientras que el reggaetón de “Otra Botella”, el gangsta latino de “Uh” y el espíritu de Atlanta de “Medusa” alcanzaron para calentar el ambiente ¿Está mal esto? No, pero alguien con los quilates de Neo Pistea tiene que poder ir más allá del clásico show de trap, algo que queda para esos nombres con más intensidad que talento ¿Cómo justificar esta afirmación? La tríada compuesta por “Verte”, “Karma” y “Criminal” lo encontró navegando con acierto entre el pop, el rap y los ritmos latinos originarios; en definitiva, un muy buen segmento que dejó en un segundo plano la genuina locura generada con una versión muy poguera de “Tumbando El Club” (antecedida por el himno nacional argentino) con más arengas que canto junto a Lucho SSJ y ObieWanShot.

    image

    De la primera presentación grande de Nicki Nicole hablaremos aparte, pues dejó tantos puntos de análisis que su síntesis en un párrafo sería injusta. Con el retraso de casi una hora y media que regía desde el comienzo, la salida de C Tangana fue excesivamente tardía; más si se considera la preparación del escenario tuvo como elementos adicionales solamente un octapad y un kit de percusión. Sea como fuere, el nacido en Madrid apareció con la potencia de un pura sangre de la mano de la oscura “Caballo Ganador”, impactando a un público que, mayoritaria y sorpresivamente, no conocía gran parte de sus canciones. Erigiéndose en lo estético y aspiracional como un paria del rap y el hip hop ibéricos de la vieja escuela, Antón Álvarez Alfaro se paseó por Buenos Aires a puro oficio y pivoteando –prueba de la centralidad de nuestro continente– sobre el trap norteamericano (“Baile de Lluvia”), el dembow (“Bien Duro”), el reggaetón (“Onta” y “Booty”) y los típicos ritmos latinos europeizados (“Pa’ Llamar Tu Atención”). Logrando por momentos desatar el delirio (“Still Rapping”), y a pesar de no recibir la respuesta merecida, el español regaló una actuación clínica guiada por una serie de beats ascendentes en lo referido a su profundidad, ritmo y estridencia.

    En un solo movimiento, C.R.O consiguió pasar de una performance bastante monótona, empujada por caballos de fuerza pero caracterizada por el mal uso de las pistas, a un rescate emotivo del hip hop clásico de los ’80 junto a su socio, Homer El Mero Mero, durante seis minutos en los que brilló como ninguno en el Hipódromo de Palermo. Escalonadas, “Tengo Sed”, “Unidad 9” y “Esperanza” –todas de Bardero$–fueron el ejemplo cabal de que muchos de estos artistas no necesitan del auto-tune y de que por debajo de la inevitable pátina comercial proporcionada por la industria, yace una enorme cantidad de talento que debe seguir siendo trabajado. El cierre con “Arriba Las Manos” (junto a Pekeño 77), “Keta” y “Afterhouse” volvió a encontrarlo en modo “agente del caos”, pero cantando mucho más que en la primera parte y mostrando mucha audacia para hacer dialogar al trap con el reggaetón y la música disco.

    image

    Previo al cierre de Duki, en lo que fue una réplica del orden de la pasada edición, Khea volvió a pisar muy fuerte en el momento indicado. Mientras los láser cruzaban el cielo de Buenos Aires, el argentino puso a girar la rueda con el remix caliente de “Mi Cubana” y la potencia estridente de “Empresario”. El estreno de “Me Desmayo”, en la que conversó a la perfección con la pista, y el flow denso de “Tengo 30” fueron la antesala ideal para el gangsta de “Nivel” junto a Lucho SSJ y para la explosión mainstream de la mano de “B.U.H.O” y “Ánimo” junto a Midel. Sorpresa absoluta, “Mía” llegó en versión semi-analógica con la guitarra eléctrica en las virtuosas manos de su sensacional DJ y compañero de ruta, Chino, quedando en sus manos todos los planos del futuro; “Sad” hizo aún más visible el cruce con lo electrónico, sumando un teclado a la mezcla y quedándole perfecto a Khea el traje de crooner bajo el cielo estrellado. La tensa y doliente calma se sostuvo al ritmo de “Cómo Le Digo” y de “Vete” –con descenso al vallado incluido–, para sellar su lugar en el olimpo del trap regional con una versión llena de distorsión y punteos de “Loca”.

    El Buenos Aires Trap 2019 finalizó bien entrada la madrugada del domingo, dejando tras de sí una buena cantidad de reflexiones respecto del estado actual de la escena del trap en nuestro país. Siendo el momento de la consolidación uno ya superado, también es hora de que sus máximos referentes logren llevar la propuesta mucho más allá de la pura intensidad sobre el escenario. Si ellos han subido la vara, también lo ha hecho la mayoría de su público, pues ya no alcanza con la combinación entre pogo, arenga y pista. Sobrevivirán los que puedan superar este dilema; como queda claro en esta crónica, algunos ya lo han hecho más allá de sostener esa esencia anárquica sobre las tablas. El otro punto saliente fue la incorporación de otras ramas de la música urbana, accionar que respeta por completo la esencia de este sub-género del rap: su híbrido universo sonoro se encuentra en constante expansión, redefiniendo fronteras, fusionando lo impensado y mutando su identidad sin prejuicios. 


    Por Rodrigo López Vázquez

    Fotografía: Pablo Timo

    View Full
  • One of the best dance albums of all time. I love how versatile her voice is! ;P

    View Full
  • Decemberathon Day 6: I Love Coke

    View Full
  • Song: Khuda Haafiz
    Movie: The Body (2019) - imdb
    Starring: Rishi Kapoor, Emraan Hashmi, Sobhita Dhulipala & Vedhika
    Music: Arko, Lyrics: Manoj Muntashir & Arko
    Singers: Arijit Singh

    – Khuda Haafiz Video | The Body | Rishi K, Emraan H, Sobhita,Vedhika | Arijit S,Arko,Manoj M,Aditya D (via T-series)

    View Full